Unos ojos terroríficos

De mi amiga María Victoria Moya os traigo una receta adecuada para Halloween: los “ojos sangrientos”.

Quiero, ante todo, enviaros mucha alegría para que tengáis un maravilloso Halloween: que os den muchísimos caramelos en el truco o trato y que os divirtáis con vuestros “espantosos” disfraces. También, a las persona que acudan a visitar el cementerio, entregarles mi cariño entrañable -y el de todas mis amigas de Dudeklatero- así como, a todo el mundo, felicitarlo por el día de Todos los Santos. A ver cuándo puedo traer una receta de “huesos de santo” para que podamos tomar las personas que seguimos… a dieta. Y agradecer a María Victoria Moya la gentileza de cederme su receta y foto.

Los “ojos sangrientos” de María Victoria Moya

Como estamos controlando nuestra alimentación voy a colocaros la lista de ingredientes pero con algunos cambios. Pensad que nosotras no deberíamos tomar azúcar blanco ni pequeñas rosquitas ni chucherías. Pero nuestros hijos, sobrinos, alumnos o vecinos sí pueden y por tomar uno no ocurre nada.

Además podemos pedir ayuda tanto a los niños pequeños como a los más mayores.

Podéis usar los “donuts” Dukan o hacerlos vosotros mismos. Pero, mientras tanto, son igualmente válidos los que hay en pastelería industrial, pertenecientes a una marca conocida.

Ingredientes:

  • un paquete de  rosquillas pequeñas, bañadas en chocolate blanco
  • sirope de fresa
  • un paquete de gominolas negras

María Victoria nos recomienda mucha imaginación. Os aconsejo usarla en la preparación de las rosquillas o en la de las gominolas negras que no dejan de ser de azúcar y yo las sustituiría por moras, por ejemplo, que no engordan en absoluto y están… ¡riquísimas!. Las hay negras y rojas para dar más efecto… sangriento…

En mi caso, las haría con galletas preparadas por mí -os colocaré la receta- así como chocolate blanco de régimen fundido por encima. No sé si sabéis hacer rosquillas caseras -son facilísimas- pero también valen para esta receta. Recordad el uso de harina y de sacarosa de las tiendas de dietética pero también podéis no usar azúcar y aprovechar el que tienen los productos dulces.

Preparación

Se preparan las galletas o las rosquillas y se bañan con el chocolate blanco fundido. A continuación se cogen las moras -o, si es para los niños, las gominolas- y se colocan en el centro de la galleta o rosquilla para imitar a la pupila del ojo. El chocolate blanco sería la parte blanca del ojo. Por fin se vierte el sirope de fresa imitando la sangre, tanto sobre el chocolate como sobre la gominola.

 

Ojos terroríficos

Ojos terroríficos

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*