Taberna Verdejo, la sinceridad tabernera

IMG_20150316_164740

Escondida en una callejuela paralela a Goya se encuentra esta Taberna luminosa de diminuto tamaño regentada por Marían, una ex-Arce, y su prima, reconvertida desde la psicología y sirviendo en sala con una sonrisa siempre en la cara e intentando agradar. Mesas muy pegadas, espacio hiper reducido y una decoración moderna y bastante neutra pero que la que te sientes muy a gusto y,  a pesar de que la clientela tiene una media de unos 45 años, es el lugar idóneo para veinteañeros y treintañeros que quieran comer bien.
image-5
La carta es breve y muta en cada estación, siempre con algún plato fuera de la lista y abogando por el producto bien tratado; preparaciones con caza podrán ser encontradas cuando la época lo favorece, pura escuela Iñaki Camba.
IMG_20150316_152234
Lo que pudimos degustar un lunes a medio día, lleno hasta la bandera y gracias a una reserva que hicimos a última hora, nos hizo salir con un sabor de boca fabuloso. Empezamos el aperitivo con dos lonchas de salmón ahumado en tierras Tinerfeñas de textura sedosa y sabor a humo en su tono perfecto para no eclipsar al producto, muy bueno, un gran obsequio por parte de la casa.
En cuanto a las Navajas a la Plancha (8u, 18€), que se encontraban fuera de carta, excelente calidad de un producto simplemente abierto a fuego fuerte con un poquito de aceite, buenísimas e híper limpias.

IMG_20150316_153307
Los escabeches son una de las especialidades de la casa y bien que se demostró con el Mejillón Escabechado (10,5€), uno de los “must” de Verdejo. Servidos con patatas fritas, como tradicionalmente se hace en Madrid, de tersura perfecta y sabor delicado.

image-3

El aperitivo, como bien podríamos llamarlo, terminó con media ración de Salazón de Caballa,Pez limón y Salmón (9€), otra de sus referencias. Hechos en casa, cada pez con un tiempo de curación diferente y queda claro que la importancia del sabor y la textura son primordiales, solamente chorreados con un poquito de aceite. Los tres buenos,  quizás el pez limón con una mica de exceso de salmuera.

IMG_20150316_160224

De primer plato, para compartir al centro, llegó el plato de verduras del día, Alcachofas con vainas y crema de borraja (13,50€), en nuestra ocasión: crema suavísima y ligeramente dulzona de borraja en el fondo que contrastaba a la perfección con las alcachofas, en su punto justo de confitado y las vainas salteadas con un poco de jamón; siempre gusta encontrar platos de verdura bien cuidada en los restaurantes donde, muy a mi pesar, lo verde no suele estar ni muy representado ni bien tratado; o al menos es complicado encontrarlo.

callos-verdejo
De las Mollejas de ternera salteadas con ajetes (18,50€) sólo puedo añadir que tuvimos que repetir. Ración de tamaño no muy grande con la molleja crujiente y finamente glaseada, acompañada por un par de ajetes braseados que, quizás, podrían ser revisados para no quedar tan fibrosos. Sea como fuere, la molleja está espectacular.

El festín concluyó con media ración de Callos (8€) plenamente ortodoxos con su pata y su morro, melosos aunque sin ni gota de picor, un poquito más potentes no nos hubiese importado encontrarlos. Aún así, Excelentes.

image-4
En cuanto a la parte dulce, degustamos media porción de  Tarta de Zanahoria y otra media Tarta de chocolate negro, que podría ser más intenso, caseras ambas, hechas por el padre de una de las protagonistas.

Regamos todo con 5 copas de vino blanco, buen verdejo de la casa y el Chivite (Chardonnay 2012 de Finca de Villatuerta) a 3€ cada una aunque tienen una generosa oferta de vinos por copas y la carta de vinos, si breve, es bastante interesante.

Taberna Verdejo sólo tiene una cosa mala además de lo diminuto que es el sitio y es que está demasiado cerca de nuestra casa. LA tarjeta de crédito ya está tiritando.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*