Hamburguesa de tomate seco, brie y huevo

IMG_1737

Hoy es el #DíaDeLaHamburguesa. Sí, señores, con la misma cara de asombro que el jurado de Masterchef al ver el “León come gamba” me he quedado cuando me he enterado pero resulta que, indagando un poco, he descubierto que tenemos días nacionales de prácticamente todo, ¿quién se atreve a instaurar el día oficial de los platos infantiles? Seguro que más de uno participaría.

Entiéndame, estoy desilusionada y avergonzada, ver semejante insulto en un plato en el programa en el que participé y gracias al cual he podido avanzar y aprender tanto en el mundo gastronómico  me pone triste. Que conste que no quiero arremeter contra Alberto, que sé que ahora está arrepentidísimo y que no quiere salir de ese pozo en el que él mismo se ha metido, pero es que ha colado la pata hasta el fondo. Ayer Masterchef, y no sólo Alberto, fue un ejemplo de mediocridad en la que la palabra “Talent” no estaba presente, y me da rabia, y pena, y coraje, y desazón; porque es un formato precioso que, con un cásting bueno y un enfoque didáctico, podría ser uno de los mejores programas de la parrilla.

Les aseguro que esa posición no es sencilla, el concursante sufre mucho, los nervios son atroces, las pruebas muy difíciles (la prueba del mero, ayer, para ser la primera, fue muy muy muy complicada) y las cámaras sofocan unas manos y una cabeza que, de repente, se ven mucho más atoradas que normalmente. Eso honra a los chicos, que siempre son dignos de admiración, pero la dirección del programa se queda completamente a medias.

En fin, que no quiero extenderme, que hoy vengo a hablar de hamburguesas, esas cuyo ingrediente fundamental es una carne de primera calidad sólo picada una vez para que quede entera, bien jugosa y aliñada lo justo para que sepa a eso, a carne. Y si ya le damos el punto del carbón con la parrilla ni se imaginan, el León come hamburguesa, definitivamente.

IMG_1734

De acompañantes, el éxtasis gracias a ese huevo frito que corona toda la burger y le da un cremosidad excelsa gracias a la yema, un poco de queso brie fundido, una hoja de lechuga, tomate seco rehidratado y ¡pum! La delicia en la boca. Con las hamburguesas me pasa como con el sushi, que de vez en cuando tengo mono, y hacerlas en casa con pan casero, mejor que mejor, aquí podéis ver la receta.

Hamburguesa de tomate seco, brie y huevo. León come hamburguesa.
Author: 
Recipe type: Lunch
Serves: 2
 
Ingredients
  • 2 panecillos de hamburguesa, caseros mejor
  • 500gr de carne picada de ternera madurada de primera calidad
  • Sal, pimienta negra, pimienta blanca, una cucharita de salsa perrins
  • 150gr de queso brie
  • 2 huevos
  • 2 hojas de lechuga
  • 4 tomates secos
Instructions
  1. Lo primero damos forma a nuestras hamburguesas mezclando la carne picada con los aliños hasta conseguir el punto deseado.
  2. Las ponemos en una parrilla con un poco de aceite a fuego vivo, me gustan poco hechas.
  3. Calentamos los panecillos ya partidos y freímos el huevo en una sartén.
  4. Una vez que hayamos dado la vuelta a la hamburguesa, colocamos encima el queso brie para que se vaya deshaciendo.
  5. Cuando la carne esté lista, montamos la hamburguesa encima del panecillo con dos tomates secos rehidratados en agua caliente durante 15 minutos, la hoja de lechuga y terminamos con el huevo frito y unas escamas de sal.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: