Tajine de cordero

IMG_4671

Llamado así por el recipiente en el que se cocina, el Tajín, este guiso de cordero es muy popular en las tierras de Marruecos donde el animal se condimenta con diferentes especias como la canela y termina acompañado de almendras y algunos frutos secos como ciruelas pasas u orejones. Indudablemente, hay centenares diferentes de “Tajines de cordero” porque este significado sólo se ciñe al método según el que se prepara pero sería lo mismo que decir “Caldereta de cordero”, ¿no las hay muy diferentes?

Aunque nos estemos centrando en el recipiente, ya sabéis que cualquier olla será perfectamente apta para ejecutar este guiso de puro sabor que después acompañaremos con un cuscús simplemente remojado con agua y terminado con un poco de mantequilla, como se hace por aquellas tierras.

IMG_4673

En muchas ocasiones, lo que diferencia los tajines, son las verduras con las que se cocinan, las especias que se añaden y, si llevan o no, un buen chorrito de miel; ingrediente del que suelo prescindir abogando por la erradicación del exceso dulce en nuestras cocinas.

Sencillo, una carne rica, un poco de cebolla, zanahoria (y/o calabaza), un puñado de almendras tostadas, alguna fruta seca y una mezcolanza de canela, jengibre, cilantro, pimienta negra y, quizás, un pelín de agua de azahar o agua de rosas, totalmente opcionales estos últimos.

¿Vamos con la receta? 

Tajine de cordero
Author: 
Recipe type: Marroquí
Serves: 4
 
Ingredients
  • 1 kg de cordero cortado en trozos
  • 2 cebolletas
  • 3 dientes de ajo
  • 2 zanahorias
  • 100gr de calabaza (opcional)
  • 1 cucharada de jengibre fresco molido
  • 1 rama de canela
  • 8 hebras de azafrán
  • ½ cucharadita de comino
  • 300gr de ciruelas pasas o pasas sultanas
  • 4 vainas de cardamomo
  • 1 cucharada de zumo de limon
  • 100gr de almendras crudas
  • Agua
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 puñado de cilantro fresco
Instructions
  1. Salpimientamos los trozos de cordero y, en la olla donde vayamos a efectuar el guiso, con generoso aceite de oliva, sofreímos los pedazos de carne hasta que estén dorados. Los retiramos a un plato con papel de cocina, para que el exceso de grasa quede absorbido, y reservamos.
  2. En el mismo aceite doramos los dientes de ajo sin pelar y añadimos el jengibre fresco rallado a la vez que incorporamos las cebolletas picadas y las zanahorias y calabaza peladas y troceadas.
  3. Todo a fuego bajo nos llevará en cinco minutos a adquirir un tono transparente de la cebolla, momento en el que incorporaremos la canela, el comino, el cardamomo y el azafrán removiendo ligeramente para que se tuesten y desprendan sus aromas.
  4. El cordero tendrá entonces que volver a la cazuela, regando todo con abundante agua (no tiene que cubrir), y taparemos la olla dejando, siempre a fuego suave, la cocción durante una hora y media.
  5. Ahora deberemos añadir las ciruelas pasas y cocinar otra media hora, momento en el que el cordero estará tiernísimo y nosotros agregaremos las almendras, previamente tostadas en el horno, y corregiremos de sal, pimienta negra, un chorrito de limón y unas cuantas hojas de cilantro fresco.
  6. El acompañamiento no puede ser otro que un delicioso cuscús

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: