La Catapa, de las mejores barras de Madrid.

Catapa-sepietas

Madrid se ha criado viendo cómo las barras de sus bares se llenaban de tapas día tras día mientras las salas se abarrotaban para hacerse con una porción de la suculencia del lugar: en ocasiones la tortilla de patata y en otras un sedoso salmorejo, un buen cuenco de callos o quizás unas cuantos trozos de crujientes torreznos. Por toda la capital se extienden bares y tabernas – más o menos ilustradas – cuyas barras son una auténtica tentación, y es que no cabe duda de que hablamos de una de las mejores plazas para irse de picoteo.

Catapa-carta

Es bien sabido que si les hablo de Madrid , nunca tan bien como lo haría el maestro Sabina, la zona a espaldas del Retiro que surge a raíz de la calle Ibiza se ha proclamado como una de las mejores para el tapeo informal, contando con locales de alto nivel como los ya clásicos (y fantásticos) Taberna Laredo, La montería o Arzábal. Pero hoy me gustaría hablarles de un cuarto en la batalla, ese al que solamente por su tortilla de patatas muchos se desviarían y que ahora ocupa el antiguo local de la Taberna Laredo, un espacio que supuso un gran cambio para Miguel Ángel Jiménez, el propietario y cocinero, antes situado en un minúsculo lugar justo enfrente del actual, en la misma calle Menorca.

Catapa-ensaladilla

La Catapa dio entonces el salto de ser una diminuta barra a contar con un espacio más amplio en el que conjugar los puestos de pie con una sala con unas cuantas mesas para comidas formales. Ahora, además de una vitrina repleta de buen producto del día, tapas clásicas como su archiconocida ensaladilla rusa, otras más modernas, y una estupenda oferta de quesos, podemos encontrar una propuesta más amplia e igualmente suculenta que, al margen de situarlo como una de las mejores barras de Madrid, posiciona a esta casa de tapas también como un muy buen restaurante.

Catapa-mejillones

Sin duda alguna, ya existen algunos platos que por sí solos definen su carta, como las deliciosas croquetas de patata y trufa, el cremoso salmorejo con ventresca o jamón o unos buenos callos con pata y morro, pero estén atentos a lo que el mercado ofrece ese día y no se pierdan los berberechos, el steak tartar, las sepietas en bruto con un suavísimo alioli de tomates secos o sus mollejas con boletus, casi todo con posibilidad de medias raciones. Con buen pan, de estilo gallego, bien los postres y una bastante completa oferta de vinos por copas encontrarán en La Catapa un perfecto lugar de tapeo en el que disfrutar del folclore de sus mesas altas a un precio de lo más razonable o, si prefieren, de una comida más elegante en sus mesas con mantel pero igual de deliciosa. (La Catapa, Calle Menorca 14, Madrid. Tel: 686 14 38 23  Precio medio: 15-20€ (barra))

catapa-collage

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*