Bacira, fusión sin fronteras

IMG_20151108_152817226

Con un año de absoluto triunfo cumplido a la espalda, Bacira está decidido a que su cocina de fusión sin fronteras se establezca como lugar de peregrinaje en pleno Barrio de Chamberí, prodigando el slogan de “bueno, bonito y barato” a los cuatro vientos. Tras este proyecto se encuentran tres jóvenes cocineros que se conocieron en el difunto – y que regresará de entre los muertos próximamente – Nikkei 225 y que practican una cocina fusión en la que figuran notables influencias sudamericanas y asiáticas entremezcladas con el recetario tradicional. IMG_20151108_153700764

Así, su carta se compone de diferentes platillos, que en su mayoría pueden pedirse en medias raciones y, a grosso modo, la cocina de este local agradable y diáfano, con un servicio atento y cercano, se puede definir por la calidad de su producto, un tratamiento adecuado y unos sabores potentes que suelen columpiarse entre lo picante y lo ácido siempre con notas frescas pudiendo encontrarse abundantes referencias con ají, curry, algas o cítricos y aliños asiáticos y peruanos.

IMG_20151108_154934094

Tras un aperitivo por parte de la casa a base de una densa brandada de bacalao con miso dulce y pan de gambas, acompañada por pan de Panic, comenzamos la ingesta probando la Ensaladilla rusa con ají amarillo, huevas de tobiko y carpaccio de gamba, con su agradable toque picante y bastante cremosa , con la muy fresca y bien equilibrada Sardina ahumada con ajobanco de coco, higo y PX, ideal para abrir boca quedándose con ganas de más y el curioso  Nigiri de anchoa con aguacate y pico de gallo, cobrados a ocho euros la pieza por un error del servicio (normalmente es 8€/dos piezas). En versión japo-peruana, rico pero demasiado sabroso el Tiradito de dorada con vieira de la Patagonia y salsa huancaína y más flojo el Esturión ahumado con huevas de mujol, crema de lemongrass y cebolleta, que quizás ganaría si el humo estuviese presente y hubiese un fondo con más sabor.

IMG_20151108_160955036

Gracioso y rico el Maki mar y montaña, con langostino temporizado dentro, y también podréis encontrar algunos fuera de carta como las Alcachofas confitadas de temporada con bombones de foie envueltos en sésamo o platos que ahora triunfan en las ofertas más de moda de la capital como es el Falso Risotto (de pasta puntalette) en este caso de carabinero y salicornia, con un bicho de altura presidiendo la faena.

IMG_20151108_162459000

La casquería, en boga en este 2015, también aparece en Bacira y así podemos hallar unas intensas, incluso demasiado, Cocochas al curry con chantarellas y cortezas con nori  que pierden la sutilidad del buen producto de fondo por la potencia de la salsa, el mollete de mollejas de ternera con chimichurri, menta, pepino y ají amarillo (ligeramente salado y amablemente picante) o los deliciosos Callos con curry y ají panca que no son melosos pero sí muy ricos de sabor.

IMG_20151108_164207777

Como prepostre es ideal la fresca Piña Colada aunque queda eclipsada por la versión de la Tarta al Whisky con un poderoso golpe de humo que ensalza el plato. Vinos en su mayoría por parte de los grandes maestros de La Tintorería entre los que nos decantamos por un Pouilly-Fumé Chateau de Tracy Mademoiselle de T 2013 de uva Sauvignon blanc del que dimos buena cuenta de dos botellas para los cinco que éramos y maridó a la perfección. La fiesta concluyó con infusiones y unas copitas de vino dulce MR por parte de la casa cerrando la cuenta en 52€ por persona, precio que realmente no refleja la realidad de un lugar en el que por 35€ sales más que bien comido, pero el día y sobretodo la compañía lo merecían. 

IMG_20151108_171745404

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*