Brioche de azafrán y rosa

IMG_4767

Hoy traigo un post especial, especial porque lo publico en domingo, cosa que normalmente no hago, y es que os adelanto que la semana pasada ha sido catatónica. He estado en Barcelona, he visitado el mejor restaurante del mundo – El Celler de Can Roca – y he comido en unos cuantos sitios que merecen más de tres líneas aquí, así que en los próximos días os detallaré las visitas porque sé que os emocionarán. Pero por ahora no quería cerrar la semana sin una receta, en este caso también especial para mí, y es que no hay cosa que más triunfe en mi casa que mis brioches. Sí, no me estoy tirando un farol, es una de esas cosas que mi madre me pide insistentemente que haga para después congelar y guardarse en rebanadas e ir sacándolas en los desayunos y en las meriendas, todo un vicio.

IMG_4773

Ya sabéis que estas masas no son sencillas de realizar, hay que tener paciencia y mucho cuidado y conocer un poquito la técnica: es importante amasar bien, utilizar levadura de panadería (no, la levadura química tipo Royal que usamos para los bizcochos no sirve) y respetar las dos fermentaciones necesarias para que la miga quede tierna y sedosa. En este caso, he aromatizado el brioche con un poco de azafrán y agua de rosas, unos aromas que nos transportarán directamente a tierras árabes para que nos perdamos en sus infinitos bazares. No os olvidéis que es muy importante el amasado, hasta tener una masa suave, pero que la mantequilla no se incorporará en el proceso hasta el último momento y siempre a punto pomada, nunca derretida.

Los brioches son las masas dulces de las que surgen todo el resto de la bollería elaborada, al final un roscón, un panettone, un pandoro o estos bollos navideños surgen todos de esta masa base así que si entendéis esta elaboración podréis preparar cualquiera de su familia. ¿Estáis listos?

¡Vamos a por ello!

Brioche de azafrán y rosa
Author: 
Serves: 2
 
Ingredients
  • Para la primera masa o esponja:
  • 85gr de leche entera templada (no más de 35º)
  • 15gr de levadura fresca de panadero ó 5gr de levadura seca
  • 1 huevo
  • 360gr de harina de fuerza
  • 8 hebras de azafrán
  • Para la masa final:
  • Toda la esponja ó primera masa.
  • 100gr de azúcar
  • 4gr de sal.
  • 4 huevos batidos
  • 2 cucharadas de agua de rosa
  • 200gr de harina de fuerza
  • 170gr de mantequilla en pomada o a temperatura ambiente
Instructions
  1. Calentamos la leche hasta que hierva, incorporamos las hebras de azafrán y dejamos entibiar hasta que alcance como mucho 35ºC.
  2. Cuando la leche esté a la temperatura deseada incorporamos la levadura, la mezclamos bien y dejamos hasta que empiecen a salir burbujas.
  3. Añadimos el huevo, mezclamos y luego 180gr de la harina. Mezclamos durante 4 o 5 minutos, será más fácil con la ayuda de un tenedor.
  4. Hacemos caer sobre la masa el resto de la harina (los otros 180gr) hasta cubrirla toda y dejamos en la misma cubeta levar durante 40 minutos, tapado con un paño húmedo o con un papel film en un lugar templado.Transcurrido el tiempo veremos como la misma masa ha levado y ha chupado parte de la harina: ¡vamos bien!
  5. Añadir a nuestra esponja o primera masa (que no hemos movido del bol en el que estamos trabajando) el azúcar, la sal, los huevos batidos y 180gr de harina.
  6. Amasar a conciencia hasta conseguir una masa lisa y suave.
  7. Si la masa no se separase de las paredes y se nos pega mucho a las manos añadir los restantes 20gr de harina (yo los utilicé, depende mucho de la harina que uséis).
  8. Ahora tendremos que unir la mantequilla en pomada haciéndola absorber por la masa gradualmente. Poco a poco añadimos trocitos y no incorporaremos más hasta que el pedacito anterior se haya absorbido completamente.
  9. Amasar hasta que se haya amalgamado todo, la masa quedará lista, brillante y elástica.
  10. Engrasamos abundantemente una bol y colocamos la masa tapándola con un papel film. Ahora la dejaremos levando en la parte menos fría de la nevera durante 6-10 horas, ¡no más de toda la noche!
  11. Transcurrido este tiempo sacamos la masa de la nevera y dejamos atemperar durante 1 hora. Luego haremos la forma: yo he elegido un brioche à tète de toda la vida y un rosco hecho a partir de dos tiras enrolladas entre sí, pero podréis hacer todo lo que queráis.
  12. Pintaremos nuestro brioche con una mezcla de leche y huevo y dejaremos levar (siempre tapados) hasta que doble su volumen, más o menos una hora. ¡Aviso! crecen cuando se hornean así que si hacéis muchos dejadlos con bastante separación.
  13. Hornear con el horno estático (calor arriba y abajo) a 180ºC durante 30-40 minutos. Aquí apunto: 1) Depende de la forma que hagamos, si los hacemos chiquititos valdrá con 20 minutos. 2) Es muy fácil que el brioche se queme por fuera así que en cuanto los veáis doraditos, tapadlos con un papel aluminio hasta terminar su cocción. 3) Podéis emplear el truco del picho: pinchad el brioche y si sale limpio será que está listo.
  14. Desmoldad recién sacado del horno, todavía caliente, y dejad enfriar sobre una rejilla.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: