Scones de avena

Originarios de Escocia pero popularmente extendidos por todo Reino Unido, los scones son unos panecillos redondos que no necesitan levadura de panadería para hacerse sino que se emplea en su receta impulsor como el que usamos para hacer bizcochos. Estos bollitos son ideales tanto para la hora del desayuno como para la de la merienda y es que se pueden tunear tanto en versión dulce como salada según lo que a cada uno le apetezca, ¡yo me los he llegado a comer con chorizo!

“Estos scones de avena además de ser una receta súper saludable son deliciosos para cualquier momento del día”

En cuanto a su historia, los primigenios tenían forma triangular y siempre eran de avena pero a partir de ellos han surgido nuevas recetas y formas de prepararlos como por ejemplo los soda scones (similares al pan de soda), los tattie scones (con patata) o los bannoks (totalmente planos e igualmente triangulares). Pero los que se han hecho más eco han sido los redondos – a veces con pasas o frutos secos dentro de la masa – que se suelen pedir con mermelada, mantequilla y clotted cream, acompañados por supuesto de una buena taza de té negro, si meriendas eso ya podrás considerarte un auténtico británico de pro.

Scones de avena

La receta que os traigo hoy la elaboré con copos de avena Quaker porque son los que siempre utilizo en casa, me suelo hacer batidos con ellos y también, como no, el clásico porridge. En esta ocasión los rellené con un queso al eneldo y salmón ahumado en la versión salada y con una mermelada de higos casera en la versión dulce. Si tuviese que elegir no sé con cuál me quedaría pues estaban deliciosos y ya sabéis, los higos están a puntito de desaparecer pero se pueden hacer mermeladas caseras de un sinfín de frutas que son ideales para ser feliz comiendo dulce sin excederse.

¿ A qué estáis esperando? 

Scones de avena
Author: 
Serves: 10
 
Ingredients
  • 340gr de harina
  • 35gr de copos de avena
  • 1 cucharada de polvos de hornear
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 160gr de mantequilla cortada en cubos
  • 3 cucharadas de miel
  • 3 cucharadas de leche
  • 1huevo batido para pincelar
  • Pistachos
  • 150gr de queso crema
  • Eneldo fresco
  • 1 tris de sal
  • 200gr de azúcar normal
  • 200gr de azúcar moreno
  • zumo de medio limón.
Instructions
  1. Precalentar el horno a 200ºC.
  2. Mezclar la harina con los copos de avena, la levadura, el azúcar y la sal en un bol grande. Añadir los cubos de mantequilla y con los dedos ir mezclándolo todo hasta conseguir una textura de pan rallado.
  3. En un cuenco pequeño mezclar la miel con la leche y añadirlo poco a poco a la mezcla de mantequilla y harina hasta conseguir una masa suave, si vemos que hace falta más leche se la incorporamos pero sin llegar a que la masa se vuelva pegajosa; no tiene que resultar nada pegadiza.
  4. Estiramos nuestra masa sobre una superficie enharinada con la ayuda de un rodillo hasta conseguir que se quede de 3cm de grosor y lo cortamos en redondeles de aproximadamente 5cm de diámetro. Los colocamos en una bandeja de horno, los pincelamos con el huevo y los horneamos 20-25 minutos hasta que estén dorados.
  5. Para el acompañamiento de salmón: Mezclamos el queso con el eneldo picado y la sal. Sobre medio sccone ponemos esa crema, encima el salmón y para terminar unos pistachos picados o algún fruto seco garrapiñado.
  6. Para la mermelada de higo: Lavamos y pelamos los higos lo mejor que podamos, los cortamos en cuartos y los echamos a la cazuela. Añadimos el azúcar y el zumo de limón y ponemos a fuego medio-alto. Cuando comience a hervir bajamos el fuego al mínimo y lo dejamos cocinar durante 30 minutos.
  7. Hay que tener en cuenta que la mermelada el enfriar coge cuerpo asi que tampoco necesitamos que quede demasiado densa.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: