La Primera, enésimo éxito

Parece casi que estoy a sueldo pero prometo que no es así. Me tira la tierruca, lo admito, pero también me tiran las cosas bien hechas, los detalles cuidados, la verdad por delante, el buen saber hacer y los formatos donde se ve claramente el éxito. Y con La Primera lo han vuelto a hacer: en el número uno de la calle madrileña más emblemática, la Gran Vía, acaba de abrir sus puertas el último proyecto de Paco Quirós que, junto a Carlos Crespo y a su incondicional Teresa Monteoliva, lleva conquistando Madrid desde su desembarco con Cañadío hace cinco años.

La Primera Barra

Primero fue la réplica de la casa madre que se instaló al norte de uno de los barrios más cotizados de Madrid, el de Salamanca, cuando la crisis era el único tema del que todo el mundo hablaba y los negocios cerraban uno detrás de otro. Cañadío fue entonces, sin duda alguna, el ejemplo de que las cosas bien hechas, bien resultan, y es que un lustro más tarde ya cuentan con cuatro locales de éxito distribuidos en las calles más cotizadas de la ciudad.

“En La Primera se puede desde desayunar  a tomar la primera copa en un ambiente cosmopolita pero acogedor con una buena cocina y todos los detalles cuidados a la perfección. “

Ensalada La Primera

Con esta historia a sus espaldas, La Primera abre sus puertas justo un año más tarde de lo que lo haría La Bien Aparecida en un formato que sigue manteniendo las ideas básicas del grupo: una decoración impoluta, una oferta gastronómica que mira a la tradición con un fantástico producto, el cuidado de todos los detalles, la atención exquisita y un ticket medio muy pero que muy ajustado teniendo en cuenta todo lo que se ofrece.

Para empezar, no podrían haber elegido un mejor emplazamiento, sobre la joyería Grassy y el en local que antaño ocupó el archiconocido Gula Gula, una primera planta privilegiada desde las que se puede observar una de las vistas más bonitas de Madrid. A partir de ahí, y bajo la dirección del equipo de Sandra Tarruella, en La Primera se respira un ambiente cosmopolita, lleno de luz de día y con una iluminación intimista por la noche que se complementa con enormes plantas, terminados dorados y suelos de piedra entremezclados con esa alfombra que parecía haber desaparecido de todas partes y que aquí acertadamente recuperan.

Menestra La Primera

Abiertos desde las 8 de la mañana para ofrecer los que prometen serán los mejores desayunos de la capital, llenos de mucho amor, su carta de comidas y cenas ha sido fundamentalmente compuesta por los best sellers de sus predecesores. De esta manera se podrán encontrar los fabulosos buñuelos de bacalao de La Maruca, las patatas rellenas de rabo de toro de La Bien Aparecida o el pastel de cabracho y la archifamosa tarta de queso de Cañadio. Pero a estos clásicos también se suman nuevas propuestas que sólo por ellas hay que visitar este nuevo local y es que, por ejemplo, la menestra de verduras semiguisadas con Jamón de Jabugo es sin duda alguna de las mejores menestras que he probado nunca. En mis ya tres visitas, he podido probar ya varios platos como  la Merluza Meunière, un plato que Paco Quirós dio a luz en 1981 y que ahora recupera en La Primera haciendo un homenaje a esas recetas de la tradición que ya casi habíamos olvidado y que resultan realmente placenteras al comer, o la Merluza de Rula con una bilbaína aquí acompañada por una cocoha y un buen langostino, deliciosa.

Arroz La Primera

La ensaladilla rusa no defrauda, ideal para empezar un picoteo desenfadado o hacer una breve parada en la barra, y si quieren les recomiendo la de tomate cherry, queso Jarradilla y salmorejo,  refrescante y con matices. No se pierdan, por favor, la Parada en Landa, ¡qué cosa más rica! Patatas en tempura, huevos a baja temperatura y luego fritos y morcilla, se mezcla todo y…¡bum! Delicioso.  Además, en esta ocasión se atreven con un arroz seco con verduras y setas, hecho en el horno, bien socarrado y con un potente sabor de fondo que se presenta en el centro de la mesa en una cazuela de hierro para que cada comensal vaya rascando de ella. Lo mismo pasa cuando llegan los postres y el flan hace su aparición en la mesa. ¡Qué flan! Ese flan que los cocineros – y los prefabricados – en España han maltratado hasta la saciedad aquí se convierte en un estallido de placer en la boca, pura crema, pura textura, delicia absoluta, a caballo entre un flan y una pannacotta, único. Igual que el pastel ruso etéreo que también se puede disfrutar, la fantástica tarta de limón o la famosa tarta de queso, un hit de la casa.

Huevos Morcilla La Primera

Para la apertura bajó desde Santander, donde oficia en La Bodega del Riojano, Alex Ortiz Cayón y luego se quedará al cargo de la cocina Ricardo Romero Falcón, el que era segundo en La Maruca y que ahora está recuperándose de un incidente por lo que Jesús, el primer espadachín, coordinador y crack absoluto del grupo es el que está llevando el peso gordo.  La sala sigue liderada por el incombustible Jesús Selma con el apoyo fundamental de José Antonio García y todo un equipo engrasado y preparado para estar al 100% desde el primer día, sin excusas de aperturas ni rodajes, todo perfecto. Una apuesta segura para un grupo dispuesto a seguir conquistando Madrid con una fórmula que no falla: comida rica sin necesidad de aspavientos, reconocible, decoración preciosa, servicio atento y precios dulces.

¿A qué están esperando para conocerlo? 

Flan La Primera

 

La Primera

Calle Gran Vía 1 (Madrid)

Tf. 910 52 06 20

http://www.restaurantelaprimera.com

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*