Lasaña de carrilleras y anisados

En la línea de las últimas recetas que os he traído las últimas semanas, esta Lasaña de Carrilleras de cerdo se elabora con una bechamel de leche de oveja infusionada en cardamomo y anís que le da un punto especial. Además la pasta que utilizo no es pasta normal de lasaña sino pasta wonton, la que usan los chinos para hacer sus empanadillas y que es mucho más fina y ligera, restando pesadez al conjunto.  El secreto como siempre es hacer un buen guiso de carrilleras que se cocinan de manera tradicional, como las de toda la vida, con un sofrito intenso de verduras, vino, caldo y un montón de horas haciendo chup chup suave.

“Una lasaña de carrilleras un poco especial por su suavidad y la incorporación de los anisados que nos recuerdan nuevos sabores dentro de un clásico”

Abandonamos así el clásico relleno de las lasañas de carne picada como una boloñesa para sustituirlo por un guiso típico español como son las carrilleras. Una vez cocinadas en Gigi Madrid las deshebramos y trituramos la salsa que después baña nuestra carne guisada, con un punto de anís y otro de cardamomo verde que realzan el sabor final.

Lasaña  de carrilleras

El único engorro de esta lasaña es que no se queda preparada con antelación como sucede con las tradicionales sino que hay que montarla en el último momento creando varias capas de carne, bechamel y pasta. Por cierto, la bechamel también tiene su punto especial ya que he descubierto que haciéndola con leche de oveja le da un sabor ligeramente ácido que potencia el resultado final del plato. También estoy segura de que haciéndola con leche de cabra funcionaría fenomenal aunque fuese más potente en la boca. La pasta wonton ya la encontráis en internet y en todos los supermercados asiáticos, generalmente la venden congelada.

¿Estáis dispuestos a probar esta lasaña de carrilleras y salir de los clásicos de toda la vida? 

Os sorprenderá, lo prometo. 

Lasaña de carrilleras y anisados
Author: 
Serves: 4
 
Ingredients
  • Para el guiso:
  • 200ml de vino tinto
  • 8 carrilleras de cerdo
  • romero
  • anis estrellado
  • 1 zanahoria picada
  • 1 puerro
  • 1 cebolla grande picada
  • 1 chorrete de oloroso
  • 1 l. de caldo de carne, verduras o agua
  • Aceite de oliva
  • Para la bechamel:
  • 1lde leche oveja
  • 60 g de harina
  • 60 g de mantequilla
  • Una pizca de cardamomo
  • sal
  • anis estrellado
  • Para el montaje final:
  • Pasta wonton
  • Ralladura de limón
  • Albahaca fresca
  • Polvo de tomate
Instructions
  1. Para el guiso de carrilleras:
  2. Salpimentar y freír las carrilleras en la olla con aceite para que se doren por los dos lados. Las retiramos y en esa misma olla con aceite, dorar la zanahoria, el puerro, la cebolla, el romero, anis y sofreír a fuego suave hasta que todo se dore ligeramente pochándose bien.
  3. Añadir las carrilleras de nuevo y regar con el oloroso y el vino y dejar 3 minutos evaporar a fuego fuerte. Incorporar el caldo y salpimentar, guisar 2 h. a fuego muysuave. Escurrir las carrilleras y pasar la salsa por la batidora, poner a punto de sal y pimienta y añadir chorrito de aceto de modena. Por otro lado deshebrar las carrilleras y añadirlas a la salsa, dar un hervor suave. Rectificar la sazón y reservar para el montaje.
  4. Cocer las láminas de pasta wonton en agua hirviendo con sal y enfriar inmediatamente en agua con hielo.
  5. Para la bechamel:
  6. Hervir la leche con cardamomo y anis estrellado
  7. En un cazo, deshacer la mantequilla y, con ella, cocer la harina durante 10 minutos aproximadamente a fuego muy suave para hacer un roux blanco.
  8. Añadir la leche hirviendo al roux blanco y dejarlo hervir a fuego lento durante 10 minutos más. Pasar la mezcla por un colador chino y guardarlo.
  9. El montaje final lo hacemos creando tres capas de cada cosa y por encima terminamos con polvo de tomate, albahaca y ralladura de limón.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: