Etiqueta Cuchara

Cocido madrileño

Lo he dicho siempre: me vuelve loca la cuchara. Sopas, cremas, salsas pero sobretodo los guisotes de legumbres o patatas y esas cosas. Una es muy básica podréis pensar pero en mi casa en invierno se hace cocido una vez a la semana sí o sí, es como ir a misa los domingos en época del Generalísimo, impepinable haga sol, nieve o llueva. Pero no os creáis porque lo hacemos

Continúa leyendo

Marmitako de caballa

Conocido en su origen por ser un guiso de patata con bonito muy popular en la zona del cantábrico, el marmitako se puede también versionar utilizando otro tipo de pescados. Aquí reside la gracia de la cocina, en no ceñirse a una receta y calcarla al pie de la letra sino ser capaces de utilizar los recursos para adaptar cualquier comida a nuestros gustos o a los ingredientes que tengamos.

Continúa leyendo

Garbanzos con setas, guisantes y edamame

Ya he comentado alguna vez que, en mi casa, el cocido está a la orden del día. Vamos, que sí o sí comemos garbanzos, chorizo, morcilla, gallina…etc una vez a la semana. Y qué queréis que os diga, me parece todo un lujo y que conste que sólo afirmo esto porque se quedan tarteras de caldo en la nevera de las que podemos ir tirando el resto de la semana,

Continúa leyendo

Fabes con Perdiz

De mis días en Asturias está claro que me llevaré una de las mejores cabes que he probado y probaré nunca. Por aquí las suelen hacer en Fabada, tradicional, con su compongo de chorizo, morcilla, panceta y lacón, pero también abundan las que llevan almejas, casi mis favoritas podría admitir. Pero en esta ocasión os traigo una versión que me cocinó mi costilla hace un par de días después de tentarme

Continúa leyendo

El cocido de la abuela LIGHT: retando al invierno

Os lo avisé. Y el que avisa no es traidor. El frío llega sin piedad, ¡bandido! Espero que estéis poniendo en práctica esos trucos bebibles que comenté el otro día, en días lluviosos como el de ayer se agradecen, y mucho. Pero no sólo los líquidos reconfortan esas jornadas en las que querríamos estar sólo entre la cama y el sofá, con una manta hasta las orejas y cualquier programa

Continúa leyendo