Valencia en Fallas

Este es uno de los primeros años en mucho tiempo que no bajo a Valencia por Fallas.

Es una pena, pero me ha sido imposible huir de Barcelona, en especial por qué he tenido reuniones y estoy trabajando en nuevos proyectos que pronto verán la luz y de los que os hablaré, y que me apetecen y motivan mucho.

HORCHATA EN EL SIGLO

Aún así, rindo mi partucular homenaje a las Fallas y a la bella ciudad de Valencia hablando de una de las bebidas características de esta ciudad, y no, en este caso no os hablaré del Agua de Valencia, sino de la horchata.

El hecho de participar en esta fiesta popular se debe a que una de mis mejores amigas tiene sangre valenciano corriendo por sus venas, por lo que, suele organizar alguna que otra excursión a las tierras de orígen de su madre con algunos de sus amigos más íntimos, por lo tanto vivimos estas festividades más como ciudadanos de a pie que como turistas, lo que tiene mucho más encanto.

Solemos tomar horchata con Fastons en la horchatería El Siglo, una de las más céntricas y todo un clásico en Valencia.

La horchata (en valenciano, orxata de xufa; proveniente del italiano orzata y éste a su vez del latín “hordeāta”, que significa de cebada) es una bebida refrescante (también tomada a modo de postre), preparada con agua, azúcar y chufas majadas o molidas. Las chufas son unos pequeños tubérculos subterráneos con forma de nudos que proceden de las raíces de la juncia avellanada (Cyperus esculentus) que se llama así por la forma de su fruto parecido a la avellana.

Como ya hemos mencionado la etimología de la palabra procede del italiano y hace referencia en sus inicios al agua de cebada, el nombre deriva, pues, del participio italiano “orzata”, a su vez del latin hordeata, “hecha con orzo,” (i.e. hordeum, voz latina que significa cebada),” si bien con el paso del tiempo la cebada sería sustituida por otros ingredientes vegetales (cereales, tubérculos, almendras, arroz, etc.). Originalmente, pues, la horchata era un agua de cebada.

En España, y especialmente en la Comunidad Valenciana, la horchata se elabora a partir de la chufa. Al parecer, ésta ya era usada en el antiguo Egipto, habiéndose hallado vasos que contienen chufas como parte del ajuar funerario de los faraones. Asimismo, autores persas y árabes de la antigüedad mencionan los beneficios digestivos y desinfectantes de la chufa, usada entonces como bebida medicinal por considerársela energética y diurética.

Existe un cuento ambientado en la época de la Reconquista que explica el nombre que se dio a la bebida. Dice el cuento que una aldeana llevó al rey de la Corona de Aragón, Jaime I “el Conquistador”, un poco de horchata. Al rey le encandiló el sabor y preguntó qué era aquello. La chica respondió que era leche de chufa (llet de xufa, en valenciano), nombre con el que se conocía la bebida. El rey exclamó: “Açò no és llet, açò és OR, XATA!” es decir “¡Esto no es leche, esto es oro, guapa!”. Se originó un juego de palabras entre “or” y “xata”, dando el supuesto origen al vocablo valenciano “orxata”, forma de escribirlo en dicho idioma. La primera referencia escrita que se tiene en España es de finales del siglo XVIII, en el libro titulado “Alcaldes de Casa y corte” de 1786 en el que se proporciona una receta sobre la bebida.

La elaboración de la horchata comienza con el lavado del tubérculo, posteriormente pasando a un molino para su trituración, se deja un tiempo en maceración, se prensa varias veces y se obtiene el extracto final. Para finalizar el proceso se le añade azúcar y se vuelve a tamizar. En la actualidad se comercializa una variante de horchata sin azúcar.

Y lo más importante, ¡hay que tomarla bien fresquita!

1 comentario sobre: “Valencia en Fallas”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*