Merbeyé, merveilleux

Suena “Cadillac Solitario” Loquillo y los Trogloditas

 …Y ahora estoy aquí sentado 
en un viejo Cadillac de segunda mano 
junto al Merbeyé, a mis pies mi ciudad 
y hace un momento que me ha dejado, 
aquí en la ladera del Tibidabo, 
la última rubia que vino a probar 
el asiento de atrás.

Cuando un local se inmortaliza en una canción legendaria significa irrevocablemente que permanecerá vivo en la memoria a lo largo de la historia, Merbeyé lleva 35 años vivo en el corazón del Tibidabo, justo al final de Tramvia Blau (Tranvía azúl) observa Barcelona desde lo alto y ha sido testigo de todos los cambios que ha vivido la Ciudad condal a lo largo de las últimas décadas (que no son pocos).

1472172_10151944510928229_77009964_n

Debo reconocer con un poco de vergüenza que no conocía este local, a pesar de haber visitado algunos cercanos en diferentes ocasiones, y confieso que me ha dejado enamorada por lo auténtico que es, Merbeyé abrió sus puertas el 26 de enero de 1979, y conserva su look clásico y parisino que lo caracteriza, con sus rincones oscuros muy íntimos para charlar o para enamorarse con la ciudad a tus pies.

Merbeye-2

Quizás el “martini” me ha hecho recordar 
nena, ¨por qué no volviste a llamar? 
Creí que podía olvidarte sin más 
y aún a ratos, ya ves. 

Cabe destacar su cava tallada en la ladera de la montaña, que mantiene algunos de los caldos más exclusivos del local a modo de caja fuerte; cada detalle del restaurante tiene un fascinante motivo de estar donde está, desde las lámparas originales a las fotografías de conejos pillados en plena copulación de camino al lavabo, recortes, fotografías, muestras de que el tiempo pasa y puede mejorar lo que se mantiene impasible en el tiempo sin olvidar la fecha en la que vive realmente.

1239691_614403825279907_1318105372_n

La imágen corporativa del local también tiene una historia artística, ya que fue creada de manera gradual. Su autor es el diseñador gráfico e ilustrador (conocido por haber producido portadas de míticos artistas como Led Zeppelin y Pink Floyd) George Hardie, que tras unas copas de más consiguió reflejar la esencia de Merbeyé con un proceso creativo que enamora.

Merbeye _ George Hardi ANAGRAMA

Y al irse la rubia me he sentido extraño, 
me he quedado solo, fumando un cigarro, 
quizás he pensado, nostalgia de ti 
y desde esta curva donde estoy parado 
me he sorprendido mirando a tu barrio, 
y me han atrapado luces de ciudad. 

Una amplia carta de cócteles algunos únicos e irrepetibles creados por la jefa en persona como Cleopatra, Passion Merbeyé, Made in Japan (el que he decidido probar, exquisito tanto para observar como para degustar, a base de sake, triple seco, coco y crema de leche, imita la bandera nipona), Pink Lady o Tramvia Blau entre otros.

O los provenientes de la más clásica escuela coctelera como el Bloody Mary, el Gimlet, el Negroni, el Manhattan, el Mojito o la Caipirinha entre una amplia variedad.

1966738_629231750463781_554021463_n

No hay que olvidar, que también se puede comer con estas vistas privilegiadas, desde un vermutito hasta tapas, ensaladas o hamburguesas.

1900133_619655058088117_448145654_n

El amanecer me sorprenderá 
dormido, borracho en el Cadillac, 
junto a las palmeras luce solitario 
y dice la gente que ahora eres formal 
y yo aquí borracho en el Cadillac 
bajo las palmeras luce solitario. 
Y no estás tú, nena.

La música, tranquila y clásica: jazz, francesa, soul y lo mas in del momento.

Tiene varios espacios y terrazas que se pueden adaptar para eventos privados de todo tipo.

1 comentario sobre: “Merbeyé, merveilleux”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*