Chino Felicidad

 

La Celebración de un cumpleaños tan teen se ha levado a cabo en un restaurante de una categoría a la que no voy desde hace mucho tiempo (la suerte de tener amigos muy sibaritas desde que era muy jovencita) el Chino Felicidad (Rosselló 194, Barcelona): un chino de batalla orientado hacia grupos de cumpleañeros, de celebraciones de finales de curso o carrera, de ingentes cantidades de Sangría Don Simón y/o Xibeca.

chino

Aún así, opino que hay que saber adaptarse y disfrutar de cualquier ocasión y así lo hemos hecho. La elección del local va ligada a la elección de la discoteca donde fuimos a terminar de celebrar los 21 de mi primita (ver publicación anterior, ya que tanto esta como las siguientes van ligadas a ella).

El menú cerrado (y que había que pagar anticipadamente… supongo que se debe a cuestiones estructurales prácticas al tratarse de cenas de una media de entre 20 y 50 comensales, jóvenes y ebrios) consta de lo clásico que ofrecen los restaurantes chinos al uso en occidente, tres platos a escoger, entre los primeros: Ensalada china con o sin rollo, cocktail de gambas, alguna sopa…

Siguiendo con los segundos: fideos, tallarines o arroz tres delicias (o blanco), pan chino… y terminando por los terceros de pollo al limón, champiñones o almendras, ternera con cebolla, gambas en salsa o mi elección, el pato picante, muy picante (y lo dice alguien que tolera sorprendentemente el picante y no pudo terminar el plato).

En fín, un regreso a los 16 más que a los 21, un viaje en la memoria y en la nostalgia, no apto para gourmets “tiquismiquis” (bueno, no apto para gourmets a secas), pero con todo el cariño del mundo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*