¡Esto es Halloween!  


Considero que la celebración de Halloween está muy ligada a la historia de “El Arte del Buen Anfitrión”, ya que en sus albores uno de los primeros monográficos que apareció fue sobre esta festividad anglosajona.

Halloween (contracción de All Hallows’ Eve, ‘Víspera de Todos los Santos’), también conocido como Noche de brujas o Día de brujas, es una fiesta de origen celta que se celebra en la noche del 31 de octubre, sobre todo en países anglosajones como CanadáEstados UnidosIrlandaReino Unido.10726627_10152602632803229_1412547993_n

Una vez más aprovecho esta semana anterior al día de honrar a nuestros difuntos (ya sea con flores como con disfraces, fiestas y sustos) para hablaros de todo lo que engloba esta celebración.

Obviamente, todos los componentes gastronómicos de Halloween, desde recetas y productos temáticos, a decoración, a disfraces gourmet…

10751590_10152602632368229_624131695_n

Mi casa también refleja las ganas de celebración que nos embargan, por lo que he creado diferentes bodegones con productos de temporada (calabazas, boniatos y granadas), he colocado una calabaza terrorífica rebosante de chuches en el salón y me queda mucho por acer, aunque estas seguros de que os iré informando de novedades.

Hoy en día, Halloween es una de las fechas más importantes del calendario festivo estadounidense y canadiense. Algunos países latinoamericanos, conociendo aún esta festividad, tienen sus propias tradiciones y celebraciones ese mismo día, aunque coinciden en cuanto a su significado: la unión o extrema cercanía del mundo de los vivos y el reino de los muertos. En Europa son muchas las ciudades en las que los jóvenes han decidido importar el modo con el que Estados Unidos concibe Halloween celebrándolo con fiestas y disfraces. Aunque en algunos lugares, como Inglaterra, la fiesta original ha arraigado de nuevo.

El hecho de que esta fiesta haya llegado hasta nuestros días es, en cierta medida, gracias al enorme despliegue comercial y la publicidad engendrada en el cine estadounidense. La imagen de niños norteamericanos correteando por las oscuras calles disfrazados de duendes, fantasmas y demonios, pidiendo dulces y golosinas a los habitantes de un oscuro y tranquilo barrio, ha quedado grabada en la mente de muchas personas.

En esa noche los espíritus visitaban las casas de sus familiares, y para que los espíritus no les perturbasen los aldeanos debían poner una vela en la ventana de su casa por cada difunto que hubiese en la familia. Si había una vela en recuerdo de cada difunto los espíritus no molestaban a sus familiares, si no era así los espíritus les perturbaban por la noche y les hacían caer entre terribles pesadillas.

Decorar con bodegones de productos frescos es una idea excelente (siempre que el producto no necesite refrigeración), ya que no solo invertimos en estética, sino también acabamos por comernos lo que ha alegrado nuestro hogar durante un corto periodo de tiempo, casi como se tratara de arte efímero o de una obra del Futurismo de Marinetti.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*