Napa, un pedacito de California en Barcelona





10953911_10152821817598229_1678266570_o

Mis lectores habituales saben la importancia que tiene para mí viajar y aprender de las cocinas y tradiciones culinarias de todo el mundo, descubrir nuevos sabores y degustar con todos los sentidos.

Viajar a través del paladar es posible, en especial desde que he descubierto Napa, un restaurante que representa un trocito de auténtica California en el centro de Barcelona (Calle Aribau 151, cerquita del gran clásico Dry Martini).

10893448_10152821795293229_1662176412_n

Solo con pisar este  acogedor restaurante, una auténtica  California Girl llamada Katrina nos acoge con su sonrisa y su simpatía, hablando un perfecto catalán con su consiguiente acento americano.

Antes de empezar con la degustación de la  tentadora carta (en la que conviven platillos fríos y calientes ideales para picar y compartir), he ido abriendo el apetito con una cerveza elaborada Napa Valley, la Sierra Nevada es una cerveza color ámbar, fuerte y con matices cítricos.

10955565_10152821801018229_301982116_o

Los platillos fríos van desde los tan norteamericanos dips como hummus o guacamole a todo tipo de tentaciones como los bombones de foie, mozzarella de búfala, tablas de quesos o jamón ibérico, ventresca de bonito o anchoas, berenjena o sardina ahumadas, pollo tandoori o tataki de atún.

Entre los platillos calientes no podía faltar algo tan Yankee como las mini hamburguesas de buey estilo NAPA que convive con algo tan español como las croquetas de chipirones o de berenjena y gorgonzola, las bravas, los calamares con mayonesa de cítricos , el pulpo con alioli de mango (muy interesante, me lo apunto para la próxima visita), el solomillo o el magret de pato. Como postre estrella la especialidad es el clásico banana split.

Mi degustación y viaje gastronómico por California ha pasado por delicias como un carpaccio de salmón y bacalao con cítricos, flores y esferificación de aceite; el imprescindible NAPA taco con una base de wantun crujiente, arroz de sushi, tartar de atún blanco, mango con un toque picante irresistible y guacamole; las perfectamente cocinadas vieiras con envoltura de bacon y puré de guisantes para terminar con una presa ibérica con puré de patatas y crema de frutos rojos.Todo regado por un Chardonnay Robert Mondavi Private Selection 2013 de Alcampo (California).

10943894_10152821867533229_2106383778_o

El menú del día se basa en la cocina de mercado a un precio muy razonable y como guiño a barcelona, los jueves incluye una especialidad a base de arroz, como manda la tradición. Los  platos  que ofrecía el día que he visitado Napa (casualmente un jueves) son: la ensalada de queso de cabra con salmón marinado y mermelada de tomate y fruta de la pasión, huevos estrellados con cebolla caramelizana y jamón ibérico, los spaghetti salteados con rucula, queso fresco y tomate seco o segundos como el risotto negro con marisco, pollo rustido sobre patata en su salsa  o filete de merluza sobre verduras en juliana.

10944623_10152821837083229_652115009_o

El espíritu de este restaurante se ve reflejado en la pareja que lo regenta, katrina y Joel, un perfecto equilibrio entre dos culturas muy diferentes que combinan con éxito y Napa es un ejemplo de ello. Por lo que para celebrar el amor, os sugiero visitar NAPA por San Valentín.

2 comentarios sobre:
“Napa, un pedacito de California en Barcelona”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*