CentOnze: 111% Barcelona

 


1
No es necesario esperar a fechas señaladas como San Valentín para disfrutar de la oferta gastronómica de CentOnze, el restaurante del Hotel Le Meridien Barcelona.

2

Con vistas a la Rambla más cosmolopolita, se puede degustar cocina de mercado con toques  creativos y sobre todo tan españoles como catalanes, ya sea probando su tentadora carta, su ocpción más barcelonesa y quizás orientada a un público más turístico (el menú “Tradicional” compuesto por la Ensalada Boquería – un guiño al maravilloso mercado que encontramos unos metros más abajo, con atún, tomate y huevo-, la paella CentOnze, crema Catalana y Sangría), como su asequible y completo menú de medio día.

5

La selección del chef empieza con tapas para comenzar como las imprescindibles croquetas de jamón ibérico o de setas de temporada o el jamón ibérico con pan con tomate; platillos ideales para compartir como el risotto de espárragos verdes y espinacas con nube de parmesano; el Civet de Jabalí, las tiras de entrecote con salsa chimichurri, la muy interesante brandada de langostinos con tostaditas de olivada (me la apunto para mi próxima visita), el catalanísimo salteado de judías de Santa Pau con botifarra negra, el tempura de espárragos con Romesco, las mini hamburguesas 100% de buey con cebolla caramelizada y cheddar o el tartar de tomate de la huerta con mozzarella y anchoa.

Los entrantes propiamente dichos van desde pastas como los ravioli de verdura  con salsa de nueces y pera confitada o las pappardelle a la marinera; Las sopas como la de setas y trufa o la crema de espárragos verdes con huevo escalfado y jamón ibérico o las ensaladas como la de lentejas pardinas , vinagreta española y bacalao desmigado o el timbal de escalivada con queso de cabra y aceite de pipas.

3

Al final de la Rambla encontramos el Mar, por lo que no puede faltar pescados de lonja en la carta del CentOnze: el rodaballo a la plancha con timbal de verdura, el pulpo a la plancha con piña caramelizada, parmentier de patata y aceite de pimentón o la corvina a la sal con puré de calabaza, espárragos a la plancha y aceite de romesco.

La selección de carnes incluye clásicos como el solomillo de buey con patatas “point neuf”, la terrina de cochinillo con puré de membrillo y ragout de patatas ratte y setas o la espaldita de cordero asada a baja temperatura.

Para finalizar el broche lo ponen los postres, interesante la selección completa con crema catalana, cremoso de chocolate, mascarpone, frutos rojos y financiere; el tiramisú, el coulant de chocolate con helado y golosinas, la cheesecake de maracuyá con merengue o la fruta fresca de temporada servida con flores.

En nuestra última visita optamos por el menú diario y debo reconocer que es altamente recomendable, con opciones como los tortellini de ricotta y espinacas a los cuatro quesos; la tatin de tomate confitado con queso de cabra al gratin y mini ensalada o mi opción: la (maxi) fajita de maíz, verdura y solomillo de cerdo con ensalada de rucula.

11

Como segundo, mi elección fue tradicional, el salmón a la plancha con guiso de verduras y picada catalana, aunque los fideos arrosejats con almejas y vieiras de mi acompañante tenía un aspecto maravilloso. Todo regado por un Arienzo Marqués de Riscal Crianza de 2010.

10965704_10152832148633229_1104104839_n

Como postres optamos por una fresca copa de melón con sorbete de frambuesa y el de mandarina y una mousse de chocolate blanco con praliné, streussel y sorbete de limón; en esta ocasión no pudimos brobar el Financiere de fresa, crema y helado de yogurt.

6

Es muy importante destacar que cada plato que se puede degustar en CentOnze, ya sea  comiendo a la carta o en sus menús, mantiene un perfecto equilibro entre tradición e innovación, el ambiente moderno y luminoso del local convive con la solera y tradición de uno de los hoteles más emblemáticos de Barcelona.

4

1 comentario sobre: “CentOnze: 111% Barcelona”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*