Reflexiones Culinarias sobre… La Democratización del Gourmet

Aunque no nos demos cuenta, las Navidades están a la vuelta de la esquina y las paneras, compras desmesuradas y regalos gastronómicos llegarán en breves a nuestras casas para esta época caracterizada por el exceso y las celebraciones.

2015119114711_8

Muchas marcas de alimentación aprovechan estas para dar salida a sus poroductos de gama alta, enfatizando el packaging (que suele convertirse en brillante, rojo, dorado, acharolado… en resumen: llamativo) e invertir en publicidad tan emotiva como repetitiva.

La coletilla de estos productos sueles ser la palabra Gourmet, que según su propia definición significa “Gourmet es un vocablo francés traducido por la Real Academia Española como gastrónomo, una persona entendida en gastronomía o aficionada a las comidas exquisitas. El término se utiliza como adjetivo para calificar a aquellas comidas de elaboración refinada.

2015119114711_9

Ante todo hay que destacar el abuso indiscriminado del término gourmet para alimentos, hábitos o servicios relacionados con la gastronomía: desde máquinas expendedoras que ofrecen hot dogs, burgers, sandwiches mixtos o pizzas recalentadas (nada más lejano de la definició de la RAE anteriormente citada), hasta propuestas supuestamente premium en cadenas de fast food (sin ir más lejos, la colaboración de Mc. Donald’s con Top Chef…), pasando por gamas superiores (y, por lo tanto justificando que sean más caras) de todo tipo de comidas y condimentos (lo que no exhime ni la comida de gato).

IMG_20150122_160917

Es imprescindible ser consciente de que lo que sucede al democratizar lo sublime pervierte y desvirtua el significado de lo que realmente lo es, ya que, ser un gourmet no es tomar el te como una señora repipi que levanta el meñique, ni mucho menos pedir el plato más  altisonante en la carta de un restaurante,acompañado por el vino más caro (en un restaurante pluriestrellado por Michelin, por supuesto); no es mencionar palabras exóticas o extranjeras que hemos escuchado por la tele, ni recurrir a galismos, anglicismos o italianismos (que se suelen pronunciar mal haciéndonos parecer ridículos y pretenciosos); y sobre todo,no es añadir aceite de trufa y reducciones balsámicas a todo lo que comemos.

Este último punto se debe a un caso tan escalofriante como verídico que es necesario mencionar como colofón de la ignorancia de un falso entendido que, en su afán de apariencia de gusto, incluso prepara patatas fritas con aceite aromatizado a la trufa (14,30 € por 200ml). Esto duele a la vista, al olfato, al paladar y al bolsillo, además de al sentido común.

El uso y abuso de la palabra gourmet potencia el hecho de que en el imaginario colectivo se asocie lo gourmand con “pijadas” absurdas que se centran en el i+D para compras de capricho en el que el que el packaging cobra más importancia que el contenido.

Ser un auténtico entendido pasa por el conocimiento, el gusto por lo genuíno, por la educación, la sencillez y la humildad de quien aprecia las mejores materias primas de proximidad y de temporada:los aceites de oliva más puros, la pasta fresca, los arroces de nuestros deltas, las especias desconocidas, es tener curiosidad por lo que nuestros mejores chefs nos ofrecen en la misma medida que saber preparar una sencilla y exquisita de tomate y cebolla en casa.

Por supuesto es lícito consumir y regalar productos que se puedan considerar caprichos deluxe como los mencionados aceite de trufa, reducciones balsámicas, oro comestible… aunque siempre en su justa medida y con la consciencia de que menos es más.

Un símil interesante para concluír estas reflexiones puede ser el de una señora que al salir de casa decide parecer un árbol de navidad y lucir  todas sus joyas, esta señora resultará vulgar y chabacana frente a otra que, con clase, seleccionará lo discreto y adecuado. Esto es ser Gourmet: saber medir y sopesar cada aspecto de nuestras vidas, en especial lo que nos alimenta.

1 comentario sobre: “Reflexiones Culinarias sobre… La Democratización del Gourmet”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*