Reflexiones culinarias sobre… POSTureo Gastronómico

Las redes sociales dominan nuestras vidas, esto no es un secreto para nadie. A través de Facebook, Twitter, Instagram y tantas otras, compartimos la vida a diario: nuestras amistades, nuestras aficiones, nuestros delirios filosóficos y estádos de ánimo, nuestras preferencias (desde el equipo de fútbol del que somos hinchas, hasta nuestra marca favorita a la hora de vestir, pasando por gustos musicales, literarios y un largo, larguísimo etcétera) y, en especial, lo que nos alimenta.

IMG_20150106_113357

Las fotografías de lo que comemos plagan las redes sociales, cada plato que probamos o elaboramos ve la luz en la red y hace la boca agua a amigos, conocidos y haters. Las fotos relacionadas con la gastronomía son las que más likes obtienen y los usuarios de RRSS lo saben, por lo tanto, antes de probar un plato (siempre que sea bonito y fotogénico, aunque el criterio de algunos esté algo atrofiado) hay que retratarlo para la posteridad, y sobre todo para Instagram con imprescindibles hashtags como #foodporn o #instafood.

El que se podría denominar postureo gastronómico nació con algunas modas que surgieron entre las clases “bien” de las grandes capitales nacionales e internacionales y se ha ido globalizando hasta llegar hasta el pueblo más diminuto: el sushi, los cupcakes, los macarons, las hamburguesas de autor, gin tonics que parecen ensaladas…

cute-fashion-food-love-summer-Favim.com-428886

Todavía recuerdo la primera vez que comí en un restaurante japonés, de niña y cuando en Barcelona solo había un par de locales dedicados a la gastronomía nipona. Desde ese momento he seguido la proliferación de esta cocina muy de cerca, hasta el punto en el que es difícil encontrar una carta de cocina “mediterránea” que no incluya sushi, sashimi o tartares a base de pescado crudo.

IMG_25246481198775

Un amigo suele ironizar con mucho atino a través de sus redes sociales sobre todos los que realizan su postureo #foodie (otro hashtag muy común) a golpe de fotos de sushi y cupcakes y yo misma he de confesar que como privilegiada conocedora de la cocina japonesa desde tierna edad (nunca he sido una niña de “menú infantil”), que he engañado de manera picante a muchosposturetas alabando el sabor de cierto “puré de guisantes” que en realidad era wasabi… Comer puede ser muy divertido.

image

Las hamburguesas también se han llevado su parte de protagonismo, aunque parece que la fiebre burger ha amainado y vienen con fuerza las italianas pizza al taglio creativas (basta con ver la pizzeria de moda en Barcelona, La Fermata) o las paninotecas (donde es fácil encontrar un bocadillo de carrilleras de cerdo con Taleggio, cosa impensable hace años).

7dd0410f183a6afad40c71d2f1f9e3cf

Los dulces también representan golosas ocasiones para compartir en la red: los Macarons han dejado de ser el típico souvenir que compramos en Laduree  París; ni los muffins y cupcakes son ya simples magdalenas anglosajonas; las tartas se han convertido en obras de arte y las galletas se deben personalizar, y cabe mecionar en especial el último grito, los mug cakes para microondas. Todo sea en honor a la difusión instagrammer.

fashion-food-shoe-purse-drink

Restaurantes y marcas conocen muy bien el poder que tiene internet, y además de gestionar a través de community managerstodas sus RRSS, aprovechan el feedback que generan los propios clientes (que se convierten en prescriptores de la marca/local incluso antes de haber digerido sus especialidades), como en todos los aspectos de la vida, esta “adicción” es un arma de doble filo que puede castigar a la par que ensalzar.

2015-08-31 12.58.12

Aunque hoy en día parezca que todos tenemos paladares gourmet, como periodista gastronómica presente en diferentes medios desde hace años, he utilizado la práctica de fotografiar cartas de restaurantes y platos mucho antes del auge de esta moda, ya sea por mi pasión epicurea, como por mi pésima memoria; en ese momento comensales y hosteleros me miraban como a un bicho raro… ¿quíen me iba a decir que hoy en día el rarito es quien come su plato sin hacerle una foto antes?

Ahhh olvidaba lo más importante… follow me at @alexandrarcori

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*