Gastrobloggers

Actualmente parece que quien no tiene su blog no existe. De la misma manera que con las redes sociales, si no compartimos nuestra vida en la red, no la vivimos.

2015-09-12 15.41.57

Si en Instagram nos esmeramos para presumir de donde comemos o como cocinamos con la ayuda de filtros prodigiosos, en nuestros espacios online llamados blogs podemos compartir vivencias, consejos y recetas de manera fácil y rápida.

Existen bloggers de todo tipo, los pioneros en España fueron los de moda ( dentro del panorama fashion y social, ¿quién no conoce a Pelayo Díaz o Gala González?), provenientes de la plataforma Fotolog, que innovaron presentando al mundo sus looks arriesgados que han seducido a todas las grandes marcas a nivel mundial.

Hay gran variedad de bloggers que se dedican a la gastronomía exclusivamente (algunos de ellos son auténticos fenómenos virales y editoriales), aunque los que se llevan la mejor tajada son los que diversifican y escriben sobre lifestyle.

Éstos son los niños mimados de las agencias de comunicación, se ponen las botas,  literalmente y figuradamente, ya que reciben obsequios (y los más espabilados cobran bastante bien por representación o acciónes puntuales) a diario de marcas, y sea de moda como de alimentación o productos varios.

Su día a día incluye presencia en eventos varios, visitas exclusivas a nuevos restaurantes (o a clásicos de siempre que quieren dar un aire novedoso o relanzar su establecimiento), tratamientos de belleza, estancias en hoteles de su ciudad o viajes de prensa ( este último punto nos lleva a una polémica muy interesante con los periodistas de toda la vida, muchos de los cuales han mostrado su descontento ante la proliferación de esta nueva fauna con la que han tenido que empezar a compartir su preciado pastel).

Con este espacio online “El Arte del Buen Anfitrión” (además de los medios impresos, radio y televisión von los que colaboro) alterno las recomendaciones de recetas y consejos gastronómicos con reseñas a nivel social y crítica de restaurantes y locales, por lo que me incluyo en este colectivo de afortunados (aunque yo sí sea periodista).

Por lo que mi consejo es que sigáis a alguna de estas personas que dedican (la mayor parte de veces de forma gratuíta) su tiempo y dedicación a ofrecernos sus opiniones y experiencias.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*