Gachas dulces

Preparadas desde la antigüedad, las gachas son la forma más sencilla de tomar los cereales que nos ha venido dando la tierra. Esta humilde receta se cocina en todos los lugares del mundo en mil variedades y con distintos tipos de grano (avena, maíz, incluso guisantes), cocinados en leche o agua, aderezados con mantequilla, pimienta y sal en una de sus versiones saladas o dulces con azúcar.

Aquí en España las comemos también, muy conocidas las gachas manchegas,  y tradicionales las dulces de la gastronomía andaluza ya que se preparan en casi todas las provincias de la comunidad. Aunque es tradicional prepararlas en festividades como Todos los Santos y Semana Santa, en casa gustan tanto que las comemos en toda época, ya sea invierno o verano. Os dejamos la receta.

IMG_0240-001 (640 x 427)

 

Gachas dulces
 
Ingredients
  • Cinco cucharadas de aceite de oliva virgen
  • Un litro y medio de leche entera
  • Ocho cucharadas soperas colmadas de harina de repostería
  • Ocho cucharadas soperas de azúcar
  • Una cucharadita de anís en grano o matalauva
  • Un palo de canela grande
  • Corteza de naranja y de limón
  • Pan del día anterior
  • Una pizca de sal
Instructions
  1. En una cacerola amplia freímos los curruscos de pan en el aceite. Una vez tostados los sacamos y reservamos.
  2. En el aceite sobrante ponemos la cucharada de anís en grano, las cáscaras de limón y naranja y dejamos sofreir muy ligeramente. Sacamos las cáscaras tostamos las ocho cucharadas de harina para que pierda el "sabor a crudo" de la harina por un espacio de tiempo de unos dos o tres minutos a fuego bajo.
  3. Vamos añadiendo en este punto la leche poco a poco sin dejar de remover con ayuda de unas varillas de mano para que no salgan grumos. A veces los grumos no los podemos evitar, ya que esta crema no lleva demasiado aceite, y entonces antes de que empiece a espesar más pasamos la batidora eléctrica y así nos queda una crema fina, fina. Añadimos el palo de canela entero y las cáscaras que teníamos reservadas mientras que seguimos removiendo bien.
  4. Con el fuego aún bajo vamos removiendo hasta que cueza bien la crema y espese a nuestro gusto.
  5. Una vez que la crema tenga un punto de espesor de una bechamel algo más líquida que para croquetas, pero siempre al gusto, apartamos del fuego y servimos en una fuente.
  6. Terminamos con los curruscos de pan que ya teníamos fritos y, opcionalmente, con un toque de canela molida y dejamos enfriar a temperatura ambiente o en el frigorífico

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: