Pizza de yogur express

Queso de cabra, pimientos de padrón y maíz

Más fácil imposible. Una pizza que lleva solo 2 ingredientes y que no necesita amasar, hasta que los brazos se te cansen, reposar, hasta que te aburras de esperar, y mucho menos fermentar. No lo he cronometrado (porque la vida está para otras cosas) pero no creo que tardes más de 10min en preparar la pizza. Y mucho mejor, puedes añadir lo que tú quieras. Si te gusta la pizza tradicional de tomate y mozzarella, adelante. Pero si quieres algo especial y distinto prueba la combinación de queso de cabra con pimientos de padrón y maíz. ¡Esta riquísima!

pizza de yogur express

Ingredientes para 1 pizza:

1 taza de harina bizcochona (o 1 taza de harina normal + 1 cucharadita de levadura)

1/2 taza de yogur griego, natural (desnatado también vale)

 

Precalentar el horno a 220C

Poner la harina y el yogur con un pellizco de sal en un bol y mezclar con una cuchara.

Espolvorear un poco de harina sobre la superficie de trabajo y poner la masa encima.

Amasar con las manos un poquito hasta que la masa esté lisa. Si se te pegan las manos, añade un poquito más de harina.

Espolvorear con harina un rodillo y otra vez la superficie de trabajo, y alisar la masa hasta que esté bien finita. Intenta que tenga forma ovalada (pero realmente da igual cómo te salga)

Cubrir una bandeja de horno con papel vegetal y transferir la pizza a la bandeja.

Ahora puedes añadir lo que tú quieras a la pizza: salsa de tomate, mozzarella, pepperoni o puedes probar una combinación distinta como la de queso de cabra, maíz y pimientos de padrón (leer más abajo)

Meter al horno unos 10 o 15min hasta que esté dorada y crujiente.

 

Para la pizza de queso de cabra, pimientos de padrón y maíz:

100g de queso de cabra francés, troceado

3 cucharadas de maíz

4 pimientos de padrón, sin semillas y troceados

Un pellizco de pimentón

Repartir el queso de cabra, maíz y pimientos de padrón por toda la superficie de la pizza. Espolvorear un poquito de pimentón y meter al horno unos 10 o 15min hasta que esté dorada y crujiente

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*