Bonito con tomate aliñado, chile y flor de cilantro

Esto que os voy a contar hoy no es la primera vez que os lo digo. Las cosas sencillas pueden llegar a ser grandes cosas. Cuándo uno cocina con un buen producto y lo trata con mimo el resultado siempre debería ser bueno. Ahora mismo está de temporada el bonito del Norte, es un producto que no necesita demasiada pompa y boato, lo que necesita es ser tratado con mimo y cocinarlo en su justa medida. No me parece nada más odioso que un buen bonito cocinado hasta que quede más seco que Andalucía en pleno verano, meterte un trozo en la boca y que tengas que tener el vaso de agua bien cerquita para no quedarte sin poder decir ni mu durante un buen rato. Soy muy exigente con este tema, hasta el punto de que prefiero un bonito un poco crudo por dentro, no es que lo prefiera es que me gusta, que quede seco y correoso. Claro está que aquí entramos en el terreno pantanoso de los gustos de cada cual, al igual que hay gente a la que le gusta la tortilla de patata bien cuajada o un buen filete de ternera bien hecho (criminal cualquiera de las dos cosas) seguro que hay al quien le gusta el bonito muy hecho. No os preocupéis os respetaremos (qué remedio) y os acogeremos igualmente.

bonito con tomate aliñado chile y flor de cilantro

Ingredientes.

Una buen rodaja de conito del Norte

Tomate de ensalada (a ser posible que tenga sabor)

Un diente de ajo

1 chile fresco o guindilla fresca

Aceite de oliva virgen extra

Vinagre de vino blanco

Sal

Sal en escamas

Flores de cilantro (si no tenéis unas cuantas hojitas de cilantro fresco)

Cómo se prepara.

Empezaremos cortando el tomate en dados, picaremos el ajo y pondremos el tomate y el ajo en un cuenco con su punto de sal, aceite de oliva virgen extra y un poco de vinagre, removeremos bien y dejaremos reposar con parte de la guindilla fresca cortada en aritos. Por otra parte prepararemos los lomos de bonito, los haremos sin piel ni espinas, pondremos un poco de aceite de oliva en una sartén o plancha y cuando esté bien caliente los cocinaremos un par de minutos máximo de cada lado. Si miramos el lomo por el costado veremos como se va cocinando, esta recomendación es para lomos de dos dedos de grosor.

proceso bonito

Emplataremos poniendo parte del jugo del tomate aliñado en el fondo del plato, sobre éste pondremos el lomo cortado como si fuera una chuleta. Para terminar pondremos el tomate aliñado en un costado, un poco más de guindilla fresca y terminaremos con las flores de cilantro.

¡Buen provecho!  On egin!

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*