Spaghetti nero di sepia con mejillones

Nos lo ponen fácil, muy fácil. Vas al supermercado y tienes docenas de productos que hace una década eran imposibles de encontrar. ME gusta ir con tiempo a comprar y poder rebuscar entre sus baldas, con calma y pensando en qué quiero y para qué lo quiero. La pasta es de esas secciones que han crecido de una manera interesante. De hecho podemos encontrar pastas de todo tipo, tamaños, colores, sabores, seca o fresca. Aquel día vi estos espaguetis y recordé que el día anterior había comprado un kilo de mejillones, hice la foto en mi cabeza de lo que quería cocinar y ya tenía la cena lista. ¿Pasta para cena? Lo sé, lo sé, los hidratos a la noche son ETA pero cuando uno tiene un antojo no hay nada que le pare. De vez en cuando no está mal salirse de la norma, además en este caso fue delicioso. No viváis encorsetados, al fin y al cabo este tipo de salidas de tono son las que dan chispa a la vida.

pasta negra con mejillones

Ingredientes.

1 paquete de medio kilo de spaghetti nero di sepia

1 kilo de mejillones frescos

2 dientes de ajo

1/4 de vaso de vino

200 ml de nata para cocinar

Perejil o cebollino fresco

Sal

Un poco de chile dulce (opcional)

Cómo se prepara.

Empezaremos abriendo los mejillones en una cazuela sin agua. Pondremos los mejillones cuando la cazuela esté caliente, le añadiremos el tercio de vaso de vino y la taparemos, en unos tres minutos estarán abiertos. Sacaremos los mejillones de las conchas y reservaremos. El caldo de la cocción de los mejillones lo pasaremos por una estameña o un colador bien tapado con papel de cocina para que no se nos cuele nada de arena ni residuos poco apetecibles, este caldo lo reservaremos para utilizar en la salsa.

Para la salsa picaremos los ajos y los pondremos a dorar en una sartén con un poco de aceite de oliva, cuando empiecen a dorarse añadiremos la nata y el caldo de los mejillones con los mejillones, dejaremos reducir a fuego medio unos minutos para terminar añadiendo la pasta recién cocida. Cocinaremos conjuntamente un minuto y terminaremos con un poco de cebollino fresco picado o perejíl. Para los más picantones podemos terminar dándole un toque de chile picando un poco y echándolo por encima.

¡Buen provecho!  On egin!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*