Rape con salsa de langostinos

El otro día fuí a la pescadería, nunca hay que ir con una idea fija. Hay que ir, mirar, compara precios y mirar a los pescados a los ojos como si de una primera cita se tratara. No os riáis no, que se que muchos de vosotros no es que ya no sepáis el nombre de muchos de ellos sino que no sabéis qué características debería tener un pescado fresco. Agallas rojas y brillantes, ojos firmes (que no estén hundidos y mucho menos quitados) y brillantes y una textura de pescado que no sea blanda. El pescado mas fresco es el que al cogerlo se queda tieso como un palo, que la piel brille, las agallas sean sonrosadas o rojas y los ojos sean tan bonitos que te de ganas de jurarle amor eterno. Dicho lo cual, aquel día en la pescadería tenían los rapes pequeños a un precio inmejorable (o ese es mi consuelo), parecía decentes y me traje un par para casa con un cuarto de langostino crudo con sus largos bigotes que son síntoma de que esos langostinos no habían estado congelados. Así que la rápida receta ya estaba en marcha.

rape con salsa de langostinos

Ingredientes para 4 personas.

4 rape pequeño por persona

300 gramos de langostinos crudos y sin pelar

Cebolla

Perejil

Salsa de tomate casera

Sal

Aceite de oliva virgen extra

Caldo de pescado o agua

Un poco de vino blanco

Maicena (si es necesario para engordar la salsa)

Cómo se prepara.

Empezaremos pelando los langostinos y dorando las cabezas en un cazo con un poco de aceite de oliva virgen extra y su punto de sal, cuando estén bien doradas y hayamos aplastado bien las cabezas para sacar el jugo le añadiremos el vino blanco, dejaremos que alcohol se evapore antes de añadir el caldo de pescado o agua. A continuación añadiremos un cuarto de cebolla, un poco de perejil y dejaremos reducir al menos media hora, si puede ser mas mejor. Una vez que haya reducido añadiremos una cuchara sopera o dos de salsa de tomate casero. Colaremos bien la salsa apretando bien las cabezas y reservaremos. Si vemos que nos ha quedado muy líquida la salsa la podemos engordar con un poco de maicena diluida en agua.

Para esta receta utilizaremos sólo las colas de los rapes, os recomiendo que las cabezas las congeléis para cualquier elaboración que requiera utilizar un caldo de pescado (no hay que tirar nada). Les haremos unos cortes al lado de la espina para que al cocinarlas no se encojan. Salaremos y prepararemos una sartén, con un poco de aceite y a buena temperatura para marcar las colas vuelta y vuelta. Una vez marcadas añadiremos la salsa y los langostinos, dejaremos cocinar unos minutos. Terminaremos con un poco de perejíl.

¡Buen provecho!  On egin!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*