Panna cotta tradicional

Historia

Aunque su origen es un misterio, se cree que este postre es típico de la región italiana del Piamonte, en la región de las Langhe, situada al sureste de Turín, a principios del siglo XIX. En aquella época había excedente de leche y una mujer de origen húngaro decidió aprovecharlo creando este postre, con los ingredientes que le sobraban.

Pero como todo misterio no se queda la cosa ahí, se cree que esta receta viene a su vez de otra que se realizaba en la edad media en el Valle de Aosta. En aquella época no existía la gelatina como la conocemos hoy, por eso conseguían un espesante de forma natural, que consistía en hervir las espinas del pescado para extraer su colágeno y convertirlo en gelatina.

dessert-418932_640

Ingredientes

1/2 L de nata líquida 35%
0,125 Ll de leche
3 láminas de gelatina
50 g de azúcar
1 vainilla en rama

Preparación

Introduce las hojas de gelatina en un recipiente con agua fría durante 10 minutos.

Pon en un cazo, la nata, la leche, el azúcar y la vainilla, ponla al fuego hasta llevarla a ebullición.

Una vez hirviendo, retira y añade las hojas de gelatina escurridas.

Reparte la mezcla en 6 recipientes para postres y deja que se temple antes de enfriar en la nevera, donde reposarán al menos 4 horas.

Sirve la panna cotta con sirope, salsa o coulis de fresa u otras frutas.

De acuerdo con la tradición más antigua de Piamonte, la panna cotta debe dejarse enfriar en moldes forrados con caramelo para dar más sabor al postre.

¿Problema para desmoldar la panna cotta? Introduce el molde varios segundos en agua caliente para que también se despegue del fondo del recipiente y de esta manera saldrá de forma sencilla, sin romperse.

Hay que dejar enfriar la panna cotta al menos 3 o 4 horas en la nevera.

Os dejo la vídeo-receta:

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*