Las acelgas

Las acelgas

 

Las acelgas son una de las verduras de hoja ancha a la que menos caso le solemos hacer y os puedo asegurar que con ellas, podemos hacer grandes platos.

Tenemos el error de asociarlas con esos momentos en los que nos podemos a dieta y queremos bajar peso y no, las acelgas debemos de incluirlas en nuestra dieta diaria porque , no solo están muy ricas pese a que todo el mundo dice que no tienen sabor, y son muy nutritivas.

Las acelgas nos regula el tránsito intestinal porque son ricas en fibras por lo que, a parte de evitar el estreñimiento, son calmantes ante problemas digestivos. Son saciantes y con pocas calorías pero además tienen efecto diurético.

Las acelgas nos aportan hierro, alcalinizantes, potasio, magnesio, vitamina E, yodo, ácido fólico, vitamina B, calcio , y ácido oxálico, así que por esto último, las personas con cálculos renales o litiasis renal, debe de moderar mucho su consumo.

A la hora de comprar acelgas, las grandes, de hojas grandes y tallos anchos, son las que antes nos entran por ojo pero las más pequeñas serán siempre las que contengan más sabor.

Las acelgas hay que comprarlas cuando las hojas están firmes y sin manchas. Una vez compradas, no aguantan mucho tiempo así que es mejor comprar para su consumo inmediato.

Las acelgas hay que lavar muy bien las hojas y las partes del tallo que tenga rugosidad. A la hora de cocinar, hay que controlar las cantidades porque en crudo abultan mucho pero a la hora de cocinar, se quedan en nada, menguan bastante.

Las acelgas no hay que cocinarlas mucho y si la vamos a cocinar junto con legumbres, las acelgas tienden a poner la legumbre tierna en menos tiempo.

Con las acelgas podemos hacer multitud de recetas porque podemos usar tanto las hojas verdes como los tallos blancos.

Y tú, ¿Te animas a preparar un buen plato con acelgas? Pues toma nota que comenzamos.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*