Tse Yang; tradición y esencia en el Hotel Villa Magna

Más de 16 años son los que avalan la experiencia y el dominio de la gastronomía china en este rincón escondido del prestigioso Hotel Villa Magna, razón de más para que Tse Yang tenga el título de referente en la capital en cuanto a cocina asiática. Sofisticación, lujo y exclusividad se unen a la tradición y a la esencia de su cocina, ofreciendo así platos auténticos elaborados preparados con recetas con muchos años de antigüedad, además de elaboraciones más modernas realizadas con técnicas actuales.

Tras los fogones se encuentra Chiu Kam Hoi, uno de los máximos representantes de la alta cocina china en nuestro país. Para la elaboración de los nuevos platos de Tse Yang, el chef ha querido seguir las nuevas tendencias que están desarrollando los Grand Master de China que buscan la tendencia de refinar las recetas con cocciones más lentas, salsas más ligeras y presentaciones mas minimalistas.

Tse Yang Hotel Villa Magna

El resultado es una carta repleta de opciones, en la que la cocina al vapor y los dim-sum son los protagonistas, entre otras elaboraciones más tradicionales como su impecable pato lacado al estilo Pekín, y nuevas propuestas como los tallarines crujientes con carabinero, cabracho al vapor con soja fina, las almejas de carril con cebolla de primavera o navajas con judías negras. Técnicas al vapor, productos cocinados y aderezados con sus propios jugos… potencian sin disfrazar un producto de máxima calidad.

Tse Yang Hotel Villa Magna

Y sentadas en una de las terrazas más bonitas y exclusivas de Madrid, lejos del bullicio y del calor del verano, pudimos disfrutar de una cena regada con champán que nos llevó a viajar con el paladar hasta la mismísima China.

Empezamos con una recomendación de verano, el Mushi de langosta (22 euros), un plato ligero que combina este crustáceo en ensalada y lo hace muy refrescante. Un acierto para degustar las noches de verano.

Seguimos con una selección de dim-sums gourmet, especialidad de TseYang: Pato con foie gras (23,10 euros), txangurro (19,80 euros), huevas de salmón (15,40 euros), boletus (13,20 euros) y shitake al aroma de trufa blanca (13,20 euros). Para ellos, estos “pequeños corazones”, lo que significan en chino, son una muestra de la delicadeza de su cultura. Cada temporada buscan el mejor producto para elaborarlos, ofreciendo de esta forma una fusión con los ingredientes de Occidente. Nuestros favoritos fueron los de pato, txangurro y huevas de salmón, que nos resultaron más sabrosos.

Como principal, quisimos probar el Pato lacado estilo Pekín (62 euros) acompañado de unos Fideos de arroz al estilo Singapur (8,5 euros) y no nos equivocamos. Un clásico que hay que ir a probar para poder disfrutar de unos finísimos crêppes de pato con una excepcional salsa. Nuestro favorito de la noche por tratarse de una receta que respeta y continúa con la tradición china.

Tse Yang Hotel Villa Magna

Los sorbetes y frutas de la Copa “Tse Yang” (6,30 euros) refrescaron el final de una gran velada. Atención impecable en un lugar encantador que, además de contar con su espléndida terraza, puede presumir de ser uno de los locales más ambientados y decorados con un estilo imperial asiático. Su cuidada carta de vinos recoge más de 250 referencias en la que destaca una amplísima selección de champanes.

Una vez más, el Hotel Villa Magna ofrece a sus visitas una gastronomía cuidada y de calidad que cuenta con más de una década de experiencia en recetas, técnicas y elaboraciones asiáticas. Su afán por evolucionar, siempre respetando las tradiciones, nos invita a seguir descubriendo el trabajo y la dedicación diaria de Chiu Kam Hoi y todo su equipo. Seguiremos sorprendiéndonos en próximas visitas.

Dirección: Castellana, 22. 28046 Madrid.

Teléfono: (+34) 91 587 12 34

Página web: Tse Yang Hotel Villa Magna

Horario de lunes a sábado: 13.00h a 16.00h y 20.00h a 00.00h.

- Nota: 8.5 sobre 10

2 comentarios sobre:
“Tse Yang; tradición y esencia en el Hotel Villa Magna”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*