Barbillón Oyster; ostras y burbujas con mucho estilo

Barbillón Oyster es uno de esos lugares a la afueras de la capital a los que acudir para desconectar, pasar un rato agradable y disfrutar de un buen producto de mar acompañado de una copita de champán, un buen vino o un cóctel. Aperitivos, comidas, picoteos, afterworks o cenas; cualquier plan resulta perfecto para “zambullirse” en este rincón de Aravaca y relajarse mientras degustamos una gastronomía selecta.

Este “bar de ostras”, en el que además podemos encontrar otros mariscos y una pequeña selección de picoteo y platos más elaborados, presume de llenar sus mesas cada día y de contar con uno de los mejores ambientes de Madrid donde el “ver y ser visto” es otra de las claves de su éxito. Sus clientes son fieles, y han cogido como referencia este rincón para sus noches más animadas, donde el picoteo en barra y las copas o cócteles entran en juego.

Ostras, en Barbillón Oyster

Como imprescindible en la visita se presentan sus deliciosas Ostras nacionales y francesas (3-4 euros) acompañadas de una copa de champán o vino blanco, y continuar por unas raciones “de concha” o crustáceos. Nosotros probamos unos sabrosos Berberechos al vapor (15 euros) y unos Langostino tigre (8 euros) y gambas blancas cocidas (10 euros), dos opciones que nos venían de perlas con nuestro verdejo. Seguimos con una de las estrellas de la carta, su Pulpo a la brasa (18 euros) elaborado manteniendo todo el sabor pero dándole la textura perfecta a la pieza y ofreciéndola bien blandita.

De plato principal optamos por el Steak tartar de buey (18 euros) que preparan al gusto de picante. La carne es de primera calidad y se nota desde el primer bocado. Aderezo potente que la hace más interesante y sabrosa. Para acompañarlo pedimos una Burrata con coulís de tomate y trufa (12 euros) que le dio frescura al tartar.

Steak tartar, en Barbillón Oyster

Croquetas de carabineros (9 euros), Cigalitas crujientes con verduras (15 euros) o la Ensaladilla hecha en casa (6-10 euros) se quedaron en nuestra lista de pendientes, ideales para un picoteo rápido o más informal al que pensamos asistir en breves.

Tarta de queso, en Barbillón Oyster

Para los postres nos dejamos aconsejar por el equipo de Barbillón Oyster y nos sacaron sus especialidades, dos deliciosas tartas para repetir: De queso y árabe, ésta última es una de mis favoritas pero que es muy difícil de encontrar en Madrid: obleas intercaladas con crema pastelera y almendras, ¡impresionante! Terminamos con un mojito y un gin fizz, dos cócteles perfectos para rematar una gran noche donde atención y gastronomía estuvieron a la altura de los más grandes. Un lugar amigable para repetir muy pronto y al que volveremos con asiduidad.

No dejéis de echarle un vistazo a su carta de vinos y champagnes, todo un lujo que podemos disfrutar también por copas o llevarnos a casa lo que sobre, de esta forma podremos degustar nuestra referencia favorita en cualquier momento.

Dirección: Valdemarín, 165-169. 28023 Madrid

Teléfono: (+34) 91 017 59 84

Página de Facebook: Barbillón Oyster

Horario de lunes a sábado: 13.00h a 02.00h.

Nota: 8 sobre 10

* Fotos de Alberto Ortiz Rey.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*