Escapada gastro; Almerimar en Almería

Este mes viajamos hasta Almería para contaros nuestra última “escapada gastro“, esta vez muy cerquita del mar y con unas condiciones excepcionales, donde clima y ambiente nos acompañaron para hacer este agosto en Madrid un poquito más llevadero.

El Hotel AR Golf Almerimar nos estaba esperando con los brazos abiertos y un sinfín de planes por hacer, además de unos días de desconexión y relax lejos de la capital. A 30 minutos de Almería y ubicado en un espectacular paraje de poniente, este rincón del Mediterráneo se ha convertido en todo un resort vacacional de cinco estrellas. Piscina, spa, restaurantes, golf, deportes acuáticos y todos los servicios a disposición del cliente para hacer de esta visita una experiencia única.

UFk4Y5_aFaGOkynLrWdmbD2ir3aSxTeWyrMC9lPKpD8,QmQAqm7NJAd8Zh9sOBgUO7kYJztrJ5OMFPMPa9QlJBQ - copia

Una estupenda habitación en tonos claros y repleta de luz (son nuestras favoritas) fue nuestra casa durante dos días. Una vez descubrimos el renovado edificio principal y curioseamos nuestro alojamiento, salimos a ver todo lo que Almerimar nos ofrecía, con ganas de empezar ya mismo a disfrutar de cada una de sus actividades. Un chapuzón rápido en la piscina volada sobre un atardecer mediterráneo nos abrió el apetito para nuestra cena en Casa Club, el restaurante más especial del hotel, que cuenta con unas magníficas vistas al campo de golf.

Una oferta diversa y muy apetecible invita a probar las especialidades de la casa, sin duda los pescados y arroces de la zona. Además, verduras y hortalizas comparten protagonismo con los productos del mar gracias a las inigualables huertas del campo almeriense. Cuenta también con opciones para todos los gustos como sus carnes de primera calidad o los pinchos, raciones, tapas y cócteles de su Gastro Bar, que hacen de las comidas y cenas reuniones más informales y desenfadadas.

Hotel Almerimar

Otra opción para cenar es el restaurante Principal Buffet, que entabla una relación armoniosa con el entorno, ofreciendo platos que combinan elementos de la cocina española, y local, todo un alarde de fusión mediterránea donde las carnes y el pescado se preparan in situ en un show cooking. Aquí sirven además los desayunos, completos y apetecibles, donde darse un verdadero festín de todo tipo de productos y opciones.

Hotel Almerimar

A la mañana siguiente nos despertamos repletas de vitalidad y energía, dispuestas a vivir nuevas aventuras: la primera fue una ruta a caballo con la que disfrutamos como niñas subidas a estos salvajes amigos recorriendo la zona hasta la misma costa. La reserva y paraje natural de Punta Entinas es el escenario perfecto para esta experiencia ya que cuenta con grandes valores faunísticos, botánicos y paisajísticos que merece la pena descubrir.

Un descanso en el hotel con tiempo para estar en la piscina y para comer algunos pinchos y tapas en el Gastro Bar, nos permitió reponer fuerzas para nuestra segunda aventura del día: un paseo en barco al atardecer con salida desde el puerto que el propio hotel tiene, en el que nos despedimos del sol con una inolvidable estampa del Mediterráneo. Los deportes náuticos también son una genial opción que ofrecen: vela, windsurf y escapadas en yate desde la Marina Almerimar.

Hotel Almerimar

Si sois amantes del golf, recordad que podéis jugar los 27 hoyos del campo diseñado por Gary Player, un proyecto de singular belleza, desde donde se domina las montañas vecinas y Sierra Nevada mientras se practica uno de los deportes con más clase del mundo.

Antes de despedirnos el domingo, quisimos poner el broche de oro al fin de semana con unas horas en su Spa & Wellness Center, donde recibimos unos tratamientos de lujo para cara y cuerpo. Circuito bienestar, masajes, tratamientos, LPG, envolturas y peelings Si no sabéis por qué decidiros, os recomendamos el servicio de estética más solicitado, el Cellu M6 Endermolab, un tratamiento de belleza que permite tratar de forma cien por cien natural los signos del envejecimiento cutáneo y la acumulación de grasa.

Hotel Almerimar

12 cabinas con la más sofisticada tecnología para los tratamientos del rostro y cuerpo y toda una carta de bienestar y belleza para sentirse mejor y ver la vida de otro modo. Salir de allí con una sonrisa y con cara de “atontada” es su mejor garantía y el mejor final para unos días de desconexión rodeados de naturaleza, cerca del mar y viviendo momentos y experiencias irrepetibles.

Hotel Almerimar

¡Sigue mis viajes en #demenúenmenúsevadeescapada!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*