Miki; cocina nipona intensa y pura

Acaba de cumplir su primer año de vida y ya ha dado mucho que hablar. Hoy os hablo de Miki, el pequeño proyecto de Miki Hiroo, quien formó parte del reconocido Miyama durante muchos años y que a día de hoy ha hecho su sueño realidad: tener su propio restaurante.

Un lugar íntimo y acogedor escondido en la tranquila calle Duque de Sevilla, que abre sus puertas a todo el que quiera disfrutar de la gastronomía japonesa sin estridencias. Aquí no ofrecen platos demasiado rebuscados ni originales, sino que se basan en la tradición nipona, intensa pero pura, ofreciendo producto de calidad a un precio razonable. [No olvidéis que un buen pescado y una materia prima fresca tienen su precio, y pretender que lugares con esta calidad sean más baratos es incoherente]. Su menú del día es quizá la mejor opción si no queréis rascaros mucho el bolsillo, sin embargo, en mi opinión, merece la pena venir a cenar.

Restaurante Miki

Para comenzar nuestra cena, tomamos un aperitivo de algas wakame, un plato típico que no puede faltar en la línea clásica de Miki. Continuamos con el Tatar de atún rojo aderezado con mayonesa japonesa, que en el momento de nuestra visita estaba en su mejor momento. Aprovechad las temporadas de los diferentes pescados, y dejaos aconsejar por lo que rige el mercado, siempre serán los que estén en mejor estado y a mejor precio.

Con la Ensalada de algas y mariscos nos salimos un poco de las opciones más conocidas, una propuesta que combina producto del mar en muchas texturas diferentes y en su versión más ligera y fresca. Fue perfecto para preceder al Sashimi variado de Miki, preparado con las mejores piezas del día y símbolo de la calidad del lugar. Se presenta sobre un recipiente de bambú con hielo, conservando el pescado en su mejor punto.

Restaurante Miki, Sashimi

La estrella de la noche fue el Tataki de hiramasa con salsa ponzu macerada durante más de una semana con yuzu (lima japonesa), acompañado de nabo rallado picante y de setas shiitake. Temperaturas, sabores, texturas y aromas se combinan en esta creación que tiene como resultado las ganas de tomar más y de terminar con una cucharilla su salsa, perdición para los paladares más aventureros.

Restaurante Miki, Sashimi, Tataki de hiramasa

Terminamos la cena con una selección de nigiris: dos clásicos, de toro y de vieira, y uno más original, el de caballa ahumada, que se presenta tapado por un recipiente de porcelana y que hay que tomar de un bocado nada más abrirlo, para capturar todo su sabor y su aroma. ¡Una auténtica delicia!

Restaurante Miki, nigiris

Un espacio pequeño con su barra y su sushiman trabajando a vista de los clientes es la esencia de este lugar. Me gusta la intimidad de Miki, el silencio de su calle y que aún sea un rincón escondido de la capital. Me gusta que haya sido el boca a boca de sus clientes satisfechos el que lo haya dado a conocer. Me gustan sus detalles y la sobriedad de la decoración, siempre con un toque asiático. Y me gusta la sonrisa de Miki cuando sabe que te ha dado bien de comer y nota que sales satisfecho pensando que realmente quieres volver pronto. Repetiremos.

#demenúenmenúsevadejapos!

Dirección: Duque de Sevilla, 4. 28002 Madrid

–  Teléfono: (+34) 91 493 87 06

–  Horario de lunes a sábado: 13.30h a 17.30h y 20.30h a 01.00h.

Cerrado domingos todo el día y lunes noche.

Nota: 8,5 sobre 10

1 comentario sobre: “Miki; cocina nipona intensa y pura”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*