Casa Carola; mi cocido favorito en Madrid

A estas alturas es complicado hablar de favoritos, y hacerlo siempre supone un riesgo porque probamos cada semana lugares nuevos, descubrimos rincones que no conocíamos y, como bien sabéis, somos de buen comer y nos gusta casi todo. Somos unos disfrutones, vaya, y por ello queremos diferenciarnos, para que aquí encontréis siempre dónde ir, dónde comer bien, sin espacio para malas palabras. Quizá nunca lo hayamos escrito pero sí lo decimos siempre: somos un blog de recomendaciones, no criticamos, por lo que si lees algo en De menú en menú es porque nos gusta, y mucho.

Dicho esto hoy os quiero hablar de mi cocido favorito en Madrid. Si, sí, mi preferido. Lo descubrí hace unos días y desde entonces sólo pienso en repetir mi visita, y más ahora que parece que el frío ha llegado para quedarse.

Casa Carola cocido

Casa Carola es un modesto establecimiento que se autodefine como una “taberna atípica”, y en la que una pequeña guía de instrucciones “de uso” nos ayuda a disfrutar, aún más si cabe, de nuestra experiencia. Iniciaron su andadura en 1998, y desde entonces sirven cada día a la hora del almuerzo una oferta concreta pero que a todos gusta: su tradicional cocido de tres vuelcos.

Las noches de viernes y sábados, su carta se abre a la opción de compartir y el tapeo cobra protagonismo. El clásico cocido se reinventa en platillos, cazuelitas y raciones, con el fin de ofrecer una cocina joven, imaginativa, atractiva y económica que, girando, siempre, alrededor de los ingredientes básicos del cocido, pretende sorprender cada semana con novedades y experimentos. La confianza y sinceridad de sus clientes más habituales hacen que las opiniones sean siempre bien recibidas, una ventaja para continuar creciendo y ofreciendo cada día los platos favoritos de sus comensales.

Casa Carola cocido

El menú cerrado de su cocido (29 euros) incluye aperitivo, copa de cava, pan, postre, café y chupito de licor. Todo ello en las cantidades que uno desee, por lo que no os cortéis si queréis repetir, ¡está permitido! En esta pequeña casa de comidas se aseguran de que jamás te vayas con hambre y de que tu estancia sea agradable y entrañable. Tierna carne de vaca con sus huesos, tocino, chorizo extremeño, garbanzos segovianos que van ensanchando durante las horas que pasan en el puchero… La mejor carne de cerdo, ternera y gallina se selecciona para elaborar su sopa a fuego muy lento. El cuidado, el mimo y la entrega están presentes cada día en Casa Carola, y el resultado así lo refleja.

En cuanto a sus postres, todos ellos son caseros y resultan el remate perfecto para esta copiosa visita. Dejad hueco para alguno de ellos, y no os cortéis, ¡también aquí se puede repetir!

Poco más que el café o un aperitivo se puede tomar en su pequeña barra, ya que el espacio es muy limitado. Yo preferí entretenerme en los recortables de prensa que tienen por sus paredes e investigar sobre antiguas visitas y noticias de otros tiempos. Recordad que podéis encargar su cocido madrileño para llevar a casa, y que las opciones de cerrar su local entre semana por las noches son viables. Menús de grupo, reuniones, eventos… No dudéis en hablar con ellos y plantearles vuestra idea, seguro que consiguen que salgáis satisfechos.

Casa Carola cocido

Entusiasmo, tradición, honestidad, humildad… y sobre todo una sopa deliciosa, que se sirve en tres viandas y se puede degustar como a más le guste a uno: todo al mismo tiempo, o en sus tres vuelcos. Un rincón de Madrid perfecto para disfrutar de uno de los platos más representativos de nuestra ciudad, desde el 1 de septiembre hasta el 31 de mayo, cada año, con la misma calidad y las mejores sonrisas.

Dirección: Padilla, 54. 28006 Madrid

Teléfono: (+34) 91 401 94 08

Horario almuerzos: 13.00h a 16.15h.

– Horario cenas (viernes, sábados y vísperas de festivos): 21.00h a 23.30h.

Nota: 8,5 sobre 10

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*