Rubaiyat; arranca la temporada de ‘feijoada’

¡Ya está aquí! Un año más, el desfile el restaurante Baby Beef Rubaiyat hace en su local madrileño durante la época de feijoada, queda inaugurado. Al fuego vivo, más de 20 ollas de cobre con los guisos y los acompañantes más tradicionales de Brasil se exponen para ofrecer todo un festín visual y gastronómico que merece la pena probar. Olores, sabores, texturas, cazuelas humeantes y la sensación de querer probarlo todo hacen de la primera experiencia en una feijoada Rubaiyat, como fue mi caso, un momento abrumador e irrepetible, además de un auténtico viaje con el paladar.

Feijoada Rubaiyat

Todo esto se presenta con la llegada del frío, y se puede degustar cada sábado a la hora del almuerzo hasta que el tiempo acompañe. El bufé se presenta tal y como manda la tradición brasileña: feijãos (judías negras), farofa (plato típico elaborado a base de harina de mandioca, huevos, carne seca y perejil)… La base de la feijoada se compone de alubias pintas y arroz, que se acompaña de una gran variedad de carnes de cerdo ahumadas, saladas y frescas. Solomillo adobado, longaniza, lomo, costillas, chuletas a la parrilla, manitas, lengua, oreja y rabo. También hay torreznos, bacon, yuca, plátano frito y naranja. Como guiño a los sabores españoles, se unen a la receta original una pequeña sección de parrilla, en la que podemos encontrar chorizo, chistorra y costillas. Para rematar, un jugoso cochinillo asado se sirve después del bufé.

Feijoada Rubaiyat

¿Cuál es el origen de la feijoada? Este guiso de tradición brasileña nace en la época de la colonización europea en Río de Janeiro. Se dice que el origen está en las comidas que los esclavos se preparaban, en las que le añadían judías negras o feijãos que comían habitualmente, las carnes que sobraban de las fiestas de los dueños de las plantaciones. Por ello, se realizaban guisos con todas las partes del cerdo, desde las costillas hasta la oreja. Debido a la contundencia de este menú, se toma únicamente durante los meses más fríos.

¿Cómo lo comemos? Tuve la suerte de conocer en persona y poder preguntarle a Carlos Valentí, chef ejecutivo del Grupo Rubaiyat, cómo se come tradicionalmente la feijoada. Lo primero es entender que aunque nos apetezca probarlo todo de primeras, no debemos llenar mucho el plato para evitar que los guisos se enfríen. Podemos levantarnos las veces que queramos y rellenar nuestra mesa con las recetas calientes, que se conservan en las ollas montadas sobre brasas incandescentes. Lo ideal es servirse alubias pintas, arroz y la carne que vayamos queriendo probar. Luego nos pasaremos por la sección de acompañantes, y escogeremos algunos de ellos. De esta forma, tendremos un plato completo y con diferentes sabores y texturas. A mí personalmente me encantaron el plátano frito y la col rizada o kale, la guarnición más colorida de la mesa.

Feijoada Rubaiyat

El precio para el menú de feijoada es de 39 euros por persona, dando opción a repetir las veces que se desee. Se incluye una caipirinha para darle el toque fresco al comienzo de la comida, y un quindím de postre, receta típica brasileño que se asemeja a un tocinillo de cielo con coco. Para los niños menores de 12 años el precio es de 18 euros.

Dirección: Juan Ramón Jiménez, 37. 28036 Madrid

Teléfono: (+34) 91 359 56 96

Horario: 13.30h a 16.00h y 21.00h a 00.00h.

Cerrado domingos noche.

Nota: 9 sobre 10

2 comentarios sobre:
“Rubaiyat; arranca la temporada de ‘feijoada’”
  • Cristina, muy bueno el reportaje sobre la feijoada, detallada y bien explicada, solamente me gustaría decir que la expresión “país carioca” está muy equivocada. Carioca es como son llamadas las personas nacidas en Rio de Janeiro y Brasil es mucho más que Rio. Haciendo una comparación, seria lo mismo que un brasileño llamase a España, por ejemplo, como “pais calatán”, cosa que sabemos que no lo es.
    Por lo demás, enhorabuena por el tema del típico plato brasileño que a mi personalmente me encanta. Saludos.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*