Del blanco hasta la coliflor

¡Hola!

Son muchas las opiniones sobre la coliflor las que he escuchado, algunas detractoras y otras admiradoras.

La verdad es que es una de las verduras de invierno que mas afloran en nuestra cocina.

También son bien conocidas porque al entrar por el portal de casa sabemos con toda claridad, sin necesidad de ver lo que cocinan en la puerta del vecino, que hoy van a comer coliflor. Esto se debe que al sumergir esta verdura en el agua hirviendo, todos los azucares que posee se modifican en unos ácidos que son los que percibimos por el olfato. Este olor que percibimos y que no lo relacionamos con un perfume positivo es precisamente un punto de reflexión sobre cómo debemos cocinar esta verdura…

Es cierto que la tradición o mejor dicho la forma en que tantas veces las hemos visto hacerlas en nuestras cocinas, no significa que sea el procedimiento correcto de elaborarlas.

Es verdad que cocidas y con una bechamel y queso al horno están sabrosas, al igual que cocidas y con poco un poco de aceite de oliva Virgen Extra en crudo, o cualquier otra forma en que las hayamos probado también pueden resultar ricas.

A mi modesta opinión yo las considero mucho más sanas, equilibradas y con todas sus sustancias nutritivas y sabrosas cuando las hacemos sin cocer en agua.

En la receta de hoy les doy un ejemplo de cómo pueden hacer una elaboración con coliflor y un tanto especial. Mezclarla con coco,  queso, topinambo, daikon y rabanito blanco nos lleva a un plato fuera de lo corriente. Reúne un complejo plato que nos transporta a los trampantojos de cocina moderna, sin perder todos los atributos favorables que tiene esta verdura.

Esta verdura a mí me gusta también cuando la elaboramos en crudo dentro de una ensalada, o en un cebiche aprovechando así sus azucares naturales que contiene.

Animo para cambiar la forma de cocinar la coliflor

¡Que aproveche!

Receta: Falso  risotto de coliflor, queso y coco

DSC_0485 - copia

Ingredientes y cantidades:

  • Coliflor: 100g Cortamos sólo las cabezas pequeñas y quitamos los tallos
  • Daikon: 15g por 100g de coliflor, cortado en brunoise muy pequeños
  • Rabanitos blancos: 15g de 100g de coliflor, cortado en brunoise muy pequeños
  • Agua turma o topinambo: 15g por 100g de coliflor, cortado en brunoise muy pequeños
  • Queso cremoso: 20g por 100g de coliflor
  • Pulpa  de coco: 30g por 100g de coliflor
  • Grasa de coco: 20g por 100g de coliflor, la utilizamos para confitar levemente
  • Flores de daikon: las flores de los daikon son blancas y las utilizamos de romper la perceptiva blanca total del plato.

Elaboración y presentación

Sobre una cocotte deshacemos la grasa de coco y añadimos todos los ingredientes y rehogamos las verduras. Seguidamente añadimos el queso, que con el calor se irá deshaciendo. Cuando este desleído el queso añadimos la pulpa hasta obtener una masa uniforme.

Emplatamos sobre un plato ondulado blanco. Finalizamos colocando las flores blancas.

Notas importantes:

1. Los pesos de los ingredientes son exactos, ya que es una mezcla de sabores que si se pasa o se quedan corto puede desequilibrar el  plato.

2. La grasa de coco se puede encontrar en los herbolarios y la pulpa de coco en los supermercados en forma de leche de coco.

12345

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*