Guiso tradicional de albóndigas

¿Guisos tradicionales y, además, saludables? Por supuestos que sí. Después de años viendo a mi abuela haciendo fritura y rebozado de todo elemento comestible, vengo yo a desterrar su tradición y demostrarla que hay una forma mucho más sana de comer exactamente igual de rico. De la larga lista de platos pendientes por versionar, empiezo por el más famoso entre sus nietos, las “albóndigas en salsa”.

El desafío no es fácil, principalmente porque al margen sus fritangas y el afán constante por hacerte comer a cualquier precio y cualquier hora y cuanto más graso y abundante mejor, el buen hacer de mi abuela en la cocina.

Lo bueno es que tengo una ventaja, sé que cuales son los puntos clave: aderezar muy bien la carne, 100% ternera, y dejar que las albóndigas terminen de cocinarse, a fuego lento, dentro de la salsa.

Es muy importante que la carne repose, ya guisada, al menos una hora antes de cocinarla. Para hacer las bolas, podéis ayudaros de harina, en mi caso maizena o la harina sin gluten que tenga en ese momento (trigo sarraceno, arroz, garbanzo, almendra, coco, quinoa, …).

Para cocinar las albóndigas hay dos opciones: al horno (os recomiendo meter un recipiente con un poco de agua, para hacer el ambiente más húmedo) o salteadas/doradas a la sartén con unas gotas de aceite.

Procurad no hacerlas demasiado porque tienen que terminar de hacerse en la salsa. Que por cierto, no es nada del otro mundo pero no tiene desperdicio.

Espero que os resulte apetecible y os animéis a hacerlo.

¡Qué comáis rico y sano!

Guiso de albóndigas

Guiso tradicional de albóndigas
Serves: 4
 
Ingredients
  • ⅕ kg de carne picada de ternera
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cucharada de perejil picado (fresco o seco)
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 huevo
  • ⅓ vaso vino blanco
  • ½ cebolla
  • Colorante alimentario o azafrán
  • 1 hoja de laurel
  • Agua
  • 1 pastilla de caldo (opcional)
  • Aceite de oliva y sal
  • Harina sin gluten para moldear las albóndigas
Instructions
  1. Ponemos en un bol la carne con 1 cucharada de perejil, 1 diente de ajo muy picado, sal , pimienta, el huevo y vino. Mezclamos todo hasta que esté bien integrado. Dejamos reposar 1h.
  2. Hacemos las albóndigas con ayuda de un poco de harina.
  3. Horneamos o hacemos las albóndigas en una sartén con unas gotas de aceite.
  4. Si las haces al horno, que sea a 180ºC y unos 15-20 minutos (ve controlando que estén cocinadas pero no muy hechas).
  5. Para la salsa: ponemos 1-2 cucharadas de aceite en una sartén y doramos los 2 ajos (picados pequeño). Añadimos la cebolla y un punto de sal y dejamos que poche a fuego medio-bajo. Cuando esté hecha, añadimos el perejil restante y una hoja de laurel. Añadimos 2-3 vasos de agua (podéis disolver una pastilla de caldo en el agua) y una cucharadita de colorante o unas hebras de azafrán.
  6. Dejamos que la salsa empiece a cocer y metemos las albóndigas. Dejamos que hierva a fuego lento 10-15 minutos. Si la salsa ha quedado demasiado líquida, podéis ligarla con un poco de maizena.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: