Huevo poché

Con un huevo poché inauguro esta nueva sección “Y, ¿cómo se hace eso? En muchas ocasiones habréis oído hablar de huevo poché o escalfado, y parece tan “técnica” la palabra que suena a difícil y de difícil no tiene nada, más difícil es hacer un huevo frito y peligroso con ese aceite que salta y salta y sólo a alguien tan propenso a quemarse como yo le deja frita, y nunca mejor dicho.

Bueno pues quería enseñaros cómo hacerlo porque es muy fácil pero queda genial en los platos, le pones un huevo poché encima y como que el plato cambia, le da un toque de “elegancia” al plato. Además el huevo es que queda bien con prácticamente todo, yo soy fan incondicional del huevo.

¿Qué necesitamos?

-Huevo

-Olla pequeña y un cuenco

-Papel film apto para calor

-Agua

-Aceite

-Sal

PASOS A SEGUIR…

1. Cortamos un trozo de papel film. ¿Cómo de grande?, pues pensad que tiene que caber el huevo y sobrar un poco.

2. Echamos en el centro del papel film unas gotitas de aceite y las esparcimos por casi todo el trozo de film. Ponemos el plástico dentro de un cuenco pequeñito y vertemos el huevo dentro. Lo atamos, o bien con hilo de bridar o  le ponemos una pinza o simplemente con las manos hacemos un nudo y listo.

3. Lo ponemos en agua a hervir y lo dejaremos alrededor de unos 4 minutos.  Pero ojo, cuando lo metamos en el agua, no lo soltaremos así sin más, haremos unos movimientos circulares en el agua para que se centre la yema.

4. Pasado el tiempo, lo sacamos y cortamos el nudo. Aquí hay que tener cuidado y no ir a lo bestia. Le iremos despegando poco a poco el plástico. Por ejemplo, con una cuchara podemos ir cogiéndolo. Si no os veis muy seguros, despegarlos del plástico sin sacarlo y lo lleváis encima de la preparación sobre la que queráis echarlo dejándolo deslizarse.

poached-eggs-on-toast-739401_960_720

 A tener en cuenta:

En el momento en el que ponemos el aceite en el plástico, podríamos por ejemplo poner un aceite de trufa o meter cualquier otro tipo de alimento tipo sésamo, taquitos de jamón….y lo que se nos ocurra. Hemos de tener presente que todo lo que metamos ahí se va a incorporar al huevo y así vamos a poder cambiarle el sabor y darle un toque distinto.

En lugar de coger el saco con el huevo y dejarlo en la olla que campe a sus anchas, podemos enganchar el plástico sobrante en una brocheta (un palillo grande) y así el huevo estará sujeto y no estará moviéndose por la olla todo el rato y nos quedará con una forma más redondita.

Es importante controlar el tiempo porque sí se os pasa, adiós yema líquida y le quitamos la gracia de este huevo porque para yema cuajada ya tenemos el huevo cocido.

1 comentario sobre: “Huevo poché”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*