Pan de hamburguesa

pan de hamburguesa 1

Otro día más estoy por aquí para enseñaros los panes de hamburguesa que he hecho hoy, recién sacados del horno. He de confesaros que me encanta cómo huele la casa cuando se está horneando el pan, por mi estaría haciendo pan todos los días tan solo por tener esa olor.

No es la primera vez que hago pan de hamburguesa, hace un tiempo hice una receta que había encontrado pero esta vez he ido mirando diversas recetas y he creado la mía propia, siempre me gusta darle un poco la vuelta y arriesgar un poco cambiándoles algunas cosillas. Me he basado sobre todo en la receta que hice la vez pasada pero también pensando en un pan tipo “brioche”.

He querido empezar con el pan de hamburguesa porque la verdad no me hacen mucha gracia los típicos panes industriales que venden por ahí con miles de agregados y es que con lo fácil que es hacerlos en casa y tenerlos ahí para cuando lo necesites no vale la pena conformarse con los otros. Pensaréis que bueno, eso de fáciles…y el tiempo que llevan…bueno llevan su tiempo porque tienen que fermentar pero no tienes que hacer más que amasarlos, mientras la masa sube y sube puedes ir haciendo otras cosas (como yo que he ido preparando unas lentejas para comer hoy).

La verdad es que estoy muy contenta de cómo me han quedado. Super esponjosos y nada mazacotes. Y como no, bien doraditos y con sus semillas de sésamo por encima.

Conclusión: ¿por qué privarse de poder disfrutar de una hamburguesa 100% casera y deliciosa? Pues pongámonos manos a la masa (y nunca mejor dicho):

 

pan de hamburguesa 4

 INGREDIENTES (aprox. 10)

-500g de harina de fuerza + 70g para amasar

-13 g de levadura fresca

-30g de azúcar

-10g de sal

-200g de agua

-100 leche tibia (cuanto a penas)

-60ml de aceite de oliva suave

-2 huevos (1 para pintar)

PASO A PASO…

1. Mezclamos 50g de leche con la levadura y una pizca de azúcar para que burbujee la mezcla y entonces veamos que la levadura ya está activa.

2. En un bol hacemos un volcán con la harina y en el centro ponemos: el agua, el aceite, el resto de la leche, la mezcla de la levadura activa, el huevo y la sal. Lo mezclaremos todo o bien con una espátula o con una amasadora de gancho.

3. Ahora que ya están todos los ingredientes integrados, volcaremos la bola de masa sobre la encimera que habremos enharinado. Comenzaremos a amasar de la siguiente forma: cogemos la masa de un extremo y la estiraremos  “estampándola” contra la encimera. Del mismo extremo de la que teníamos cogida, la doblaremos sobre sí misma para que coja aire. Le damos un cuarto de vuelta (la cogemos de uno de los extremos laterales) y volvemos a hacer lo mismo, así una y otra vez durante mínimo unos 10 minutos. Durante este proceso, necesitaréis ir añadiéndole harina. Os recomiendo que lo vayáis haciendo poco a poco para no agregarle más de la cuenta (leed más abajo para tener varias cosas en cuenta).

4. Cuando ya este bien amasada, haremos una bola y la meteremos en un bol en el que habremos untado un poco de aceite por dentro. Lo taparemos con un trapo húmedo y la dejaremos fermentar hasta que doble su volumen. Dependerá de la temperatura que haya pero más o menos será 1 hora.

5. Pasada la hora, pondremos de nuevo la masa sobre la encimera y le daremos ligeros golpes para que pierda aire. Iremos cortando bolas de unos 90g o 115g (dependerá de los grandes que los queráis).

6. Las bolas las haremos de forma que iremos cogiendo “pellizcos” de masa estirándolos y metiendolos hacía dentro. Esto se hace para crear tensión y no pierdan su forma redonda (ver foto). En una bandeja de horno con papel vegetal, las dispondremos separadas para que cuando aumenten su volumen no se peguen. Las aplanaremos un poco para que cojan esa forma de pan de hamburguesa. Ahora, hemos de dejarlas fermentar alrededor de 1 hora para que doblen su volumen.

7. Pasada ya la segunda fermentación, es hora de pintarlos con huevo y ponerle las semillas de sésamo por encima y directas al horno unos 15 minutos a 220º C con calor arriba y abajo (como cada horno es un mundo, más o menos hasta que veamos que están bien doraditos).

8. Cuando estén horneados, los sacaremos y dejaremos enfriar. Podemos usarlos al momento o bien, congelarlos como he hecho yo.

NOTAS

-Las masas necesitan un ambiente caluroso para fermentar (unos 20º C) pero ahora en invierno es un poco complicado pero que no cunda el pánico, porque tiene fácil solución encendiendo el horno a unos 50º C y cuando alcance esta temperatura lo apagamos y podremos meter nuestra masa dentro y lo cerramos.

-¿Cómo sabemos cuando la masa esta bien amasada? pues tengo el truco del almendruco. Cogemos un trozo de masa y lo estiramos con los dedos y sí al estirarla no sale como una membrana traslucida y se rompe, entonces es que ya tenemos nuestra masa lista para empezar a fermentar.

-La masa al principio cuando al soltemos en la encimera estará muy pegajosa (pues es bastante húmeda) pero no os desesperéis porque a medida que le vayamos echando harina, irá siendo más manejable. ¿Hasta qué momento hemos de echarle harina? Pues la cantidad que he puesto ha sido la que a mi me ha hecho falta pero ya os digo que no esperéis a que os quede seca de manera que no se os pegue. Va a estar pegajosa en todo momento pero llegará un punto en el que a pesar de estar pegajosa se os despegará con facilidad.

-¿Por qué harina de fuerza y no la de trigo común? Pues porque cuando se trata de masas que van a fermentar y tienen que crecer, cuanto mayor porcentaje de gluten tenga mejor. La harina de fuerza es de las que más tiene y depende de la marca que compres unas tienen más y otras menos (en mi caso use la de la marca Aragonesa que es de las que he visto que tienen un porcentaje mayor). Esto no quiere decir que no podáis hacerlos con la de trigo común, claro que sí, pero es cierto que ésta al tener más gluten nos ayudará a que suba más y quede más elástica.

-¿Y que hago con el huevo que me ha sobrado? A mi no me gusta nada tirar la comida, intento aprovecharla al máximo así que con el huevo que sobra de pintar los panes podéis hacer una tortilla francesa, por ejemplo.

2 comentarios sobre:
“Pan de hamburguesa”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*