Airfryer de Philips, croquetas

Hoy vamos a profundizar en la Airfryer, la freidora que fríe sin apenas aceite. ¿Qué tienes este pequeño electrodoméstico de diferente con la famosa actifry? Pues yo creo que muchas cosas.

En primer lugar el diseño. Aquí no tenemos pala que va girando en su interior, aquí lo que tenemos es un cestillo, como los cestillos normales de freidoras que entra perfectamente encajado en un cajón frontal que se extrae y quedan los alimentos elevados, de manera que el aire caliente hace que los alimentos se doren sin necesidad de estar sumergidos en aceite. Lo que la casa denomina, tecnología Rapid Air.

La tecnología Rapid Air hace que esa circulación de aire caliente imite las propiedades del aceite para conseguir texturas crujientes. Los alimentos se cocinan sin necesidad de dar la vuelta. Lo que algunos alimentos necesitas es sacudida, como por ejemplo las patatas, para que se muevan y se doren todas por igual.

Necesita menos tiempo que la actifry para freír los alimentos, es muy cómoda de limpiar y ocupa muy poco espacio en la encimera de la cocina.

No nos engañemos, como queda un alimento frito en un aceite de oliva virgen extra, no hay nada de nada. Los resultados no serán los mismo pero si parecidos.

Unas patatas fritas en un virgen extra tienen mucho más sabor y están mucho más ricas pero también es cierto que engordan mucho más y el gasto de aceite es mucho mayor.

¿Está bien la Airfryer? Si, está bastante bien y los resultados son bastante buenos. Los patatas quedan ricas, crujientes por fuera y tiernas por dentro. Los empanados quedan dorados y crujientes, quedando su interior bastante jugoso.

Evidentemente hay que controlar bien la máquina y te tienes que hacer con ella en función de tus gusto. Yo por ejemplo seguí la receta de las patatas tal y como viene en el recetario y no me gustaron. Luego he adaptado a mis necesidades tanto la temperatura como el tiempo y el resultado ya si es de mi gusto.

Y para muestra un botón, aquí os dejo la foto de una estupendas croquetas caseras. Os dejo como hacerlas en Airfryer tanto si las acabas de liar como si las tenías en el congelador.

Airfryer de Philips, croquetas

 

En esta foto veis el interior del cajón donde va encajado el cestillo, Las croquetas en crudo aún, pulverizadas con aceite de oliva virgen extra, listas para ser fritas.

 

 

 

Airfryer de Philips, croquetas

Si las croquetas las acabas de hacer, ponemos las croquetas en el cestillo, pulverizamos con aceite de oliva virgen extra. Metemos el cajón en la Airfryer y seleccionamos 160 grados, 10 minutos.

Sacamos el cestillo, sacudimos para que las croquetas se muevan y volvemos a seleccionar 10 minutos 180 grados.

Si las croquetas están congeladas, de igual manera ponemos en el cestillo y pulverizamos con aceite.

Seleccionamos 140 grados 5 minutos, 160 grados 10 minutos y luego 5 minutos más a 180 grados. Cada vez que cambiemos a más temperatura, sacudimos el cestillo.

Ricas croquetas, muy poco aceite, nada de calorías extras y un crujiente perfecto.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*