Café con canela y helado

¿A quién no le gusta el café? A mí me encanta de mil formas distintas y no sólo en taza para el desayuno o después de comer. Como aún hace calor, se me ha apetecido hacer un café con hielo distinto y con helado. Pero esta receta también es válida para una comida con amigos o familiares, porque el frío, hace bajar la hinchazón de comidas un poco más especiales de lo habitual.

Yo tengo una cafetera tipo bar, con su cacillo para poner el café y hacer taza a taza y así lo he hecho. Si la cafetera es de filtro, haremos igual que os indico. Pero esta receta también es válida para la tipo “italiana” donde tiene un depósito abajo con el agua, encima un cono para poner el café molido y se enrosca la parte superior que es donde sale el café ya hecho. Si sois de los que os gusta el café soluble o las cápsulas que están tan de moda, prepararlo como tengáis costumbre, añadiendo un poco de canela molida en la taza.  Si en casa utilizais cápsulas de café, es tan sencillo como utilizar la variedad de cápsulas que os guste, y poner en la taza un poco de canela molida y el azúcar moreno de caña.

Y para endulzar (soy incapaz de tomarme el café tal cual sale de la cafetera), he utilizado el azúcar moreno de caña, porque me encanta la unión de la canela y este tipo de azúcar, menos refinado, con ese ligero toque a caramelo, y el aroma que tiene.

Sobre el helado, eso sí es a gusto particular. Yo he utilizado un helado artesano de   Strachatella…uuumm….. Uno de mis favoritos porque se unen dos de las cosas que más me gustan: nata y chocolate. Podríamos haber puesto también un delicioso helado de leche merengada, con un toque de canela molida encima. O ser más atrevidos, y combinar este café con un exquisito helado de turrón de Jijona ¿sigo dando ideas? Yo creo que lo mejor es que vayamos a preparar el café, que el helado se nos derrite ¿verdad? A lavarse las manos que vamos a la cocina ¡ya!

Ingredientes para cada café:

– Café molido (yo he utilizado el tipo de tueste natural).

– Azúcar moreno al gusto.

– 1/2 cucharadita (de postre) de canela molida.

– Agua.

– Helado (mejor si es artesano).

– Hielo.

Preparación:

– Preparar el café como de costumbre, mezclando la canela molida con la dosis de café molido que solemos utilizar.

– Una vez el café hecho, endulzar con azúcar moreno al gusto y remover bien  hasta que esté completamente disuelto.

– En vaso ancho y algo alto, poner varios cubitos de hielo y verter el café sobre ellos. Poner un par de bolas de helado encima y servir enseguida. Espero que os guste.

El café recién hecho y listo para degustar. Buen provecho.

café con canela y helado

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*