Consigue tu propio blog en "Cocina y recetas" Registro

Cover: La ventana de mi cocina

10feb 15

Ostras al estilo japonés

Lo que más me puede gustar de la vida es lo primero y más simple: vivir y que el tiempo nos vea pasar. Fijaos bien, el siempre se queda, los que nos vamos somos nosotros en nuestra corta vida. Podemos hacer muchas cosas si nos lo proponemos, además, a diferencia a los viejos tiempos, hoy podemos llegar más rápido y ver más a través  de esta ventana que nos enseña el mundo que es Internet. Yo por este motivo quiero hacer esta reflexión y hablar de esa manía de decir “este hombre se ha reinventado”, sobre todo a gente de la cocina. A mí me lo han dicho hoy, y esto me a hecho pensar en este tipo de expresiones y me hace pensar en muchas cosas. Sobre cuando alguien piensa que las cosas te van o han ido mal no siendo verdad, o cuando haces alguna cosa que al principio extraña, y sin pensar dicen la palabra mágica: “te has reinventado”. Yo me pregunto el porqué de esa expresión. En mi caso yo nunca dejé de ser cocinero, nunca dejé de cocinar o de hacer cosas relacionadas con mi oficio. Desde montar un concepto nuevo de foodtruck o asesorías, etc… Nunca me hice médico, fontanero, carpintero, mecánico de coches, etc. No. Yo seguí siendo cocinero. Lo bueno que te enseña la vida es a saber quién es y quién, por lo que no os olvidéis de esra frase: El mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y de correr el riesgo de vivir sus sueños. P. Coelho.

Ahora quiero daros una receta que en estos meses con “R” dicen que están en su mejor momento. Dicen que todos los mariscos y moluscos, pero yo hoy me refiero a las ostras. A mí me encanta solas con limón y un poco de pimienta. Hay quien les echa una gota de salsa perrins y las acompañada de unas tostadas co mantequilla. Me acuerdo que de esta forma se la servía a los clientes en el Antonio Bar de San Sebastián. También recuerdo las primeras ostras que hice calientes en Arzak, gratinadas con una cama de puerro salteado, se cubrían con una suave salsa bearnesa y luego se gratinaban en la salamandra sin escaldar la ostra antes, porque hay quien las escaldaba un poco.

Vamos a hacer una receta que hice el otro día para una clase a cuatro manos en la escuela de hosteleria: Ostra con sopa de levístico, albahaca sobre ensalada de pepino y manzana con caviar de balsámico.

ostras japonesasIngredientes:
un manojo de apio verde de campo, albahaca morada, un pepino, una manzana verde, 10 gramos de sal, 10 gramos azucar, 500 ml. de agua mineral, ostras francesas, caviar de balsámico, pétalos de capuchina,  mini pensamientos.

Elaboración:

Para el caldo ponemos el agua con el azúcar y la sal a cocer. Ponemos el levístico y cuando suba el verde retiramos del agua y trituramos en un robot con la albahaca y nos quedará como una sopa. Dejamos enfriar.

Preparamos la ensalada. Pelamos el pepino y le quitamos las semillas. Lo cortamos en brunuas (daditos pequeños). Limpiamos la manzana y hacemos lo mismo con ella, y del mismo  tamaño. Mezclamos. Para terminar ponemos en el fondo del plato la brunuas, encima la ostra y los pétalos de flores, y ponemos el caldo de levístico, que además es diurético.

Como veréis, este plato es estupendo para esta época que nos metemos a hacer dietas y ir a los gimnasios, pues solo aporta beneficios. Terminamos con un aire de agua de ostras. Ya sabéis, estas ostras me la trajo mi amigo Juan Torren de Medipeix, que tiene el mejor puesto de ostras de Palma.

Pd. Ayer probé las cervezas artesanas de Olañeta, ¡qué buenas! Ya estoy preparando la próxima entrada que va de comida china y japonesa…

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

*

Categorías

¡Síguenos en twitter!