Nachos caseros con queso, guacamole y baked beans

¡Buenas noches!

Hoy voy a poner una receta de la mayor gochería que se me ocurrió hacerme para cenar después de un día muy muy muy largo…

Yo tenía otra receta en mente y mucho más “purista” pero oye, eran las 9 de la noche y había que recurrir a lo que había en la nevera… eso sí, con simpático resultado ;)

Total, que me queda pendiente subir la receta de verdad, que esta puede ofender a cualquier mejicano, pero es también por demostrar como sí se pueden hacer cosas que nos apetezcan un montón con 4 cosucas que tengamos en la nevera… Como me pasó a mi ayer, que tenía que gastar medio medallón de provolones, 4 tortillas de trigo que bailaban por la nevera y un aguacate que cada día que pasaba se me echaba más a llorar… jejeje.

Os cuento la mezcla…

22396354979_5eafc3db3d_z


Ingredientes

  • 4 tortillas de trigo o maíz (preferiblemente maíz)
  • 1 aguacate
  • 1/2 tomate
  • 1 lima
  • Mollinillo de chile (no tenía chiles frescos, ingrediente que siempre tengo que tener porque lo utilizo un monntón pero ayer era un día raro)
  • 1/2 cebolleta
  • 1/2 bote de baked beans de Heinz.
  • 1/2 rodaja de provolone (o una entera)
  • Queso rallado de gratinar
  • Aceite de maíz (para los nachos el de OVE va fatal)
  • Sal

Elaboración

Mientras vamos preparando el guacamole, calentamos el aceite de maíz en una cazuelilla. Que haya bien de aceite y que el recipiente sea alto. ¿Manías? No, funciona mejor así; efecto freidora. Como he dicho varias veces, este va muchísimo mejor para los nachos por no ser tan invasivo como el de OVE o cualquiera de Oliva y también para la textura porque gracias a su punto de humo, podemos dar mayor triscor a lo que freímos. Cuando el aceite esté bien caliente los vamos friendo por ambas caras y sacándolos a un papel absorvente. A tandas. Una vez fritos todos los nachos, echamos sal y los añadimos a la fuente apta para horno.

22370170147_c93e6970be_z

Ahora que estamos libres de quemaduras nos centramos en el guacamole. Ya he subido la receta, pero lo voy a repetir porque algunos me preguntáis cosas que ya están pasadas. Invito a usar el buscador de la página de inicio, pero tampoco me cuesta tanto repetirlo.

Vaciamos el aguacate en un bol, lo aplastamos con un tenedor y vertemos sobre él el jugo de la lima. Picamos la cebolla muy chiquitita y también el tomate (¡pelado!) en cuadraditos de renacuajo. Lo añadimos al bol y removemos. Cuando esté bien mezclado, espolvoreamos el chile de molinillo, ya que no lo teníamos fresco.Rectificamos de sal y listo.

Posamos el provolone a trocitos sobre los nachos y los huecos que hayan quedado, los tapamos un poquillo con queso rallado de gratinar. Para mi el de Mercadona de formato familiar es el mejor, no he dado con otro más jugoso.

22370169817_e20be96f8b_z

Sobre toda esta mezcla, vertemos las “baked beans in tomato sauce”  (¿No son lo más mejor del mundo? Me encantan) y al horno a 200ºC con salamandra de gratinar hasta que lo veamos en el punto deseado.

22775073272_e4f8a2dbf4_z

Finalmente, sacamos la fuente del horno, en el medio añadimos el guacamole y ¡listo! ¡a comer con las manos! jajajaja.

22600568440_3f90755c1e_z

No veáis que festín me metí, algo exagerado, sonreía mientras engullía, jaja. Esto no es de dieta, ni mucho menos. Es una bomba de relojería. Pero es para uno de estos días que de verdad de la buena te has ganado y te mereces un buen homenaje como es debido.

22396354979_5eafc3db3d_z

¡Hasta mañana!

11 comentarios sobre:
“Nachos caseros con queso, guacamole y baked beans”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*