Pasta con almendras, espinacas y bacon

¡Buenas noches!

Hoy tengo taaaaaaaanto sueñito que están llorando tanto los ojos que parezco folcklórica. Pero tenía muchas ganas de subir esta receta porque se la hice a unas amigas en mi visita a Madrid y las gusto mucho, así que voy a intentar contárosla de la mejor manera posible, ¡allá voy!

22805487059_651ee7cf6f_z

22758901289_4f007e6cce_z


 Ingredientes

  • 200 gr de pasta (esta es de LIDL, y ezs bastante diferente, está guay)
  • 2 buenos puñados de almendras
  • 250 gr de espinacas frescas (un señor manojo)
  • 5 lonchas de bacon
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 2 cucharadas de harina
  • Leche (a demanda)
  • 1 poco de perejil
  • Queso (Yo utilicé un cheddar maduro de vaca que hay también en LIDL)
  • Pimienta

 Elaboración

Empezamos tostando las almendras con media cuchara de aceite. Cuando estén bien tostaditas, añadimos el bacon y cuando este esté casi crujiente, añadimos las espinacas previamente lavadas. Serán un mongollón, pero ya veré como se quedan en nada.

23137217212_c714218e0f_z

 

Retiramos la sartén y aprovechamos el fuego para ir cociendo la pasta.

22528477164_bdd802bdd9_z

Ahora, nos vamos a dedicar a la bechamel.

22732804738_424dafd729_z

Ya sabéis, derretimos la mantequilla, cuando esté lista añadimos la harina, removemos bien bajando el fuego y tratando de que se integre y, segundos después, empezamos a añadir leche mientras vamos afinando con las varillas. Según nos vaya pidiendo leche, añadimos más.

DSC_6725

Y, en el momento que la bechamel esté adecentada, añadimos perejil fresco picadito y de en pocos en pocos, vamos añadiendo el queso que hayamos elegido, previamente rallado.

22732692667_481bddd374_z

Seguimos removiendo hasta que se integre y tenga más o menos esta textura:

DSC_6726

Ha llegado el momento de despreocuparnos de la bechamel y volver a la otra sartén. Como la pasta ya estará lista, la vamos integrando con el salteado, añadiendo un poquito de agua de la cocción para que integre, tal que así:

DSC_6727

Finalmente, para terminar y emplatar. Servimos la pasta y añadimos un poco de bechamel por encima.

22877642720_cc7f459fb2_z

Lo ideal hubiese sido gratinarlo pero el día que hice las fotos, no pude. No obstante, como era para tupper, era un poco absurdo porque más queso no necesita, ya que vamos bien servidos y el gratén, al día siguiente queda pichí-pichá. Así que para tupper, lo mejor es así. No obstante, si tienes tiempo, lo ideal es gratinarlo 5 minutos añadiendo un queso apto para ello y servir en el momento.

 

Nada chicos, mañana si me da tiempo yo creo que es día de nuggets o hamburguesa, ¡ya veré! ¡Qué tengáis un feliz juergues y que soñéis bonito!

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*