Pecado Carnal

pecado-carnal-exterior“La carne es espectacular” “Tenéis que probarlo, os va a encantar”. Bajo esas promesas nos dirigimos (Inés y yo, Bea, Roberto está probando hamburguesas en Croacia) el miércoles pasado a Pecado Carnal (Covarrubias, 26). Habíamos reservado con El Tenedor por lo que tendríamos que pedir hamburguesa y un entrante o postre para obtener un 50% de descuento en los platos. Vale.

Nos sentamos (en unas sillas no muy cómodas, ese tipo de silla diseñadas para cortar la circulación por lo que pedimos que nos cambiaran de sitio) y nos ponemos a mirar la carta… Oh vaya… Las hamburguesas se repiten. Estaba mal impreso. (Inés como diseñadora ya la empieza a dar un tic nervioso en el ojo…) nuestros ojos caen a la hamburguesa I+D que promete algo especial y que cada mes es diferente. Preguntamos por ella al camarero y cuál es nuestra sorpresa cuando nos dicen que solo podemos elegir entre que lleve cebolla caramelizada (¡wow, ingredientazo!) o Wasabi…

pecadocarnal-1(prueba gráfica de las sillas corta-circulación donde nos sentaron y resto de sillas del comedor)

Hemos empezado con tal mal pie… Pero seguimos esperanzadas con la carne de Kobe. Finalmente nos decidimos por la misma hamburguesa: la Goat Kobe Burger, con queso de cabra y frutos rojos. Mientras esperábamos el plato nos trajeron un ‘chupito’ de gazpacho como entrante y advertimos que eso no lo habíamos pedido y aun así insistieron en que era para nosotras… Claro yo también insistiría si luego nos van a cobrar 4 euros… ¡Qué majos!

Por fin llega la hamburguesa… ¿Hola? ¿Y los frutos rojos? Por lo visto, el calor madrileño había derretido las frambuesas y arándanos y solo quedaron dos gotas de una especie de mermelada de bote sobre nuestra rodaja de queso de cabra.

Y hablando de pecado… Una hamburguesa sin patatas fritas es como… No sé, un huevo frito sin sal, o un crêpe sin Nutella… Es algo muy triste. Y más si viene en un plato ENORME y acompañada de cuatro brotes, ¿pero qué es esto? ¿Una broma? ¿La venganza del camarero por cambiarnos de sitios y apretar el timbre para llamarle? ¿Qué ha pasado?

En fin, después de mirarnos con cara de… “no me está gustando nada este sitio” damos el primer mordisco. Y bueno, sin más, la carne estaba jugosa y solo por el centro estaba al punto que habíamos pedido, por los bordes estaba pasadita. Un sabor intenso que se mezclaba con el queso de cabra pero que echamos de menos los frutos rojos. Al menos nos hacían el 50% del precio porque pagar 15 euros por esta hamburguesa, no merece la pena.

pecado-carnal-burger

Llega el momento del postre. ¡Yupi! A ver si nos comemos algo realmente bueno. Pensamos en coger la New York Cheescake pero, como si nos leyeran la mente apareció, por error, una camarera (la más maja de todos y que debía ser su ‘primerito día’) con un par de porciones y su pinta… no era muy allá. Cambiamos de opinión y optamos por una ‘Carrot Cake’ y un ‘Helado de violeta’. Este último estaba muy rico (vale, soy fan del helado de violeta no soy nada imparcial con esto) pero la tarta… ¡ay, la tarta! De hecho te vamos a proponer un juego. Busca las 7 diferencias entre la pieza que ellos muestran en su Instagram, y lo que nos pusieron a nosotras. Y sí, sabemos que las fotos de promoción siempre están algo modificadas y tal… ¡Pero han llegado al nivel de retoque Mc’donald! (no se puede alardear del hastag #sinfiltros a la ligera)

pecado-carnal-diferencias1

Y aquí a la izquierda, la hamburguesa con la que nos cautivaron en Instagram y a la derecha la triste y solitaria realidad:

pecado-carnal-diferencias2

Nuestra conclusión: Aseguran que es carne de Kobe pero… no nos pareció tan espectacular como otras carnes de Kobe que probamos anteriormente. Pagamos 15€ por persona con el descuento del 50% (menos mal), por ese precio en Madrid hay sitios con hamburguesas más suculentas, si quieres saber nuestras recomendaciones burger no te pierdas nuestro blog!

burguesometro-pecado-carnal

3 comentarios sobre:
“Pecado Carnal”
  • Hola burgueses, gracias por vuestras opiniones sobre hamburguesa. Yo también soy un gran adicto a las hamburguesas (¿y quién no?). Había oído hablar de este restaurante, pero después de leer vuestra crítica me lo voy a pensar dos veces antes de ir.
    La mejor hamburguesa que he comido en Madrid de momento ha sido en Bentley’s en la calle Alcalá. Aún no he encontrado otro restaurante que les supere. A ver si con vuestra ayuda lo consigo.

  • Pues vaya ploff tan grande, ¿no? A mí con estos me pasó algo por el estilo, fui al local que está cerca de la calle fuencarral, que no me gustó nada, el servicio fue malo, y las hamburguesas me parecieron muy caras (yo iba sin descuento). Desde luego, demasiada mitificación del Wagyu-Kobe, me da mucha rabia que la gente diga que sirve esa carne cuando realmente no lo es. En fin, seguro que leeremos por aquí experiencias mejores, ¡las estoy deseando!
    Besos,
    Clara.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*