New York Burger

Cuando vas caminando y pasas a unos metros de un sitio como New York Burger a partir de las 2 de la tarde, solo puede acabar ocurriendo una cosa: entrar y comer allí. Por eso, esta vez, Bea e Inés se quedaron sin probar estos manjares y sufriendo ante la única foto de la burger que les envié vía Whatsapp. Fue otro burgerlover de la ofi (por si no os lo habíamos dicho antes, todos trabajamos en la misma empresa), @latocar  que es un experto en hamburguesas en Madrid. Sin duda NYB es uno de los pesos pesados de la capital en el mundo hamburguesil, y no hay ni un ranking gastro en el que no aparezca.New York BurgerY es que este restaurante fue uno de los pioneros en servir hamburguesas gourmet en Madrid, antes de que nadie en España hubiese tuiteado todavía la palabra #burgerlove, y de que proliferaran las hamburgueserías como si de la fiebre de los tulipanes se tratase (que yo encantado, ¡eh!). En esta ocasión, fuimos al tercer local que abrieron, situado en el Paseo Castellana 89, en pleno corazón financiero de Madrid, un lugar estratégico para dar de comer a los trajeados de la zona.

New York Burger
A lo importante, las burgersson simplemente espectaculares, el primer bocado es totalmente blowing mind, y esto no lo consigue cualquier hamburguesa. ¿El secreto? La carne de cebón a la parrilla de carbón.

New York Burger
Se puede elegir el tamaño de la carne entre 160g, 250g, 350g y 500g (parece que ya no tienen la locura de 1kg), el tipo de pan y la guarnición (¡con 3 tipos diferentes de patatas!)Estas fueron las elegidas:

New York Burger
Brooklyn:
Queso Philadelphia, bacon crujiente y cebolla caramelizada, una gran combinación que no necesita nada más, la mezcla de la cebolla caramelizada con el queso Philadelphia le da un sabor único. Esta vez acompañado con el típico pan tradicional de sésamo y guarnición de patata asada con crema agria (creo que @latocar quería ahorrarse unas calorías), pero nada mal para variar.

New York Burger

Bronx:
Queso cheddar, bacon crujiente (no bacon, no party), tomate, cebolla crujiente y ¡guacamole!, que siempre da un toque más jugoso a la hamburguesa. El resto de ingredientes muy clásicos, no hacía falta más, se fusionaban a la perfección con la carne y estaba deliciosa. El bacon más crujiente de lo habitual pero… ¿algún día alguien será capaz de servir el bacon tan crujiente como en los States?
Todo esto acompañado con pan de amapolas y guarnición de patatas gajo (nuevas en carta y todo un acierto).

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*