Cafetería HD, un clásico madrileño

Sábado por la tarde, llamamos para reservar mesa en la Cafetería HD: “Tenemos todo reservado desde hace tres días”, nos comentan desde el otro lado del teléfono. “Podéis probar suerte y venir a ver si tenéis sitio en la terraza”, nos consuelan. De esa manera nos engalanamos como un buen sábado requiere y nos presentamos en la calle Guzmán el Bueno, 67. Aprovechando las suaves temperaturas del otoño madrileño nos atrevemos con su propuesta para probar una de las míticas hamburguesas en Madrid. En esta ocasión nos llevamos con nosotros a un amigo, Pablo, que por cierto, trabaja como cocinero en un catering, tenemos a un experto entre nosotros, ¡cuidadito!

hd4
Pedimos mesa y en menos de 10 minutos ya estábamos sentados, ¡casi no dimos ni dos sorbos a la caña que habíamos pedido en la barra! El equipo de sala es de lo más atento, jóvenes y ¡veloces! Toca el momento de decidir receta, cuentan con un apartado de hamburguesas más tradicionales (con precios desde los 7,10 € hasta los 8,90 €) y otro con temática ‘viajera’ (casi 11 € cada una): francesa, mexicana, italiana o griega, son las que ofrece su sugerente carta. Las más clásicas vienen sin patatas, tienes que pedírtelas aparte, en las otras, vienen incluidas (también son bastante más caras, todo hay que decirlo) junto a unos pepinillos. Además, todas ellas están elaboradas con carne de buey (150 gr.) y acompañadas de pan artesano de cerveza negra con semillas de amapolas. ¿Quién da más?

hd-dentro
La verdad es que íbamos con unas expectativas bastante altas, buenas críticas, nuestros compis del trabajo insistieron (‘muy mucho’) en que teníamos que ir… Y la verdad, nos defraudó. Quien sabe, a lo mejor fue un mal día o han cambiado de proveedores, no sabemos, pero la carne fue su punto débil. Vamos una a una:

Francesa (Bea)

Entre ir a París y que siempre que veo una hamburguesa relacionada con Francia me la pido… parece que me patrocina el país galo, pero no. Es el queso francés y el ‘foie’ que me vuelven loca. En esta receta faltó el queso (¡¿por qué, por qué?!), a cambio, ofrecía ‘foie mi-cuit’, cebolla (en cantidades industriales), mézclum y manzana caramelizada (si había de eso en mi hamburguesa yo no la noté). Como ya hemos avanzado, la carne no valía mucho, algo ‘chiclosa’ y pasada de punto; diría hasta que estaba sosa. Los sabores que predominaban eran dos, bueno tres: Por un lado un intenso sabor a ‘foie’ (¡genial!), el dulzor del pan brioche que al contrario que a los otros burgueses a mí me gustó mucho, y por último, la cebollas que inundaba todo. Lo peor vino con el último bocado, ‘crack’, un pedacito de hueso se había mezclado con la carne, ¡vaya ‘FAIL’! Aunque hubo alguien que lo pasó peor con este tema.

hd1
Italiana (Pablo, ‘nuestro chef’)

‘CRACK’, primer bocado y casi me rompo las muelas con un cacho de hueso (todos escuchamos el crujido en una terraza con bullicio y coches pasando por nuestra espalda). Desde ese momento vi la hamburguesa con malos ojos, no me gustó la carne, además de por lo evidente, me la habían dejado muy poco hecha a pesar de haberla pedido al punto. El resto de acompañantes: mozzarella, rúcula y el pesto genovese que era el protagonista del plato. Las patatas parecían que las hubieran machacado, estaban hechas trizas. Me decían que se me veía en la cara lo poco que me estaba gustando.

hd2
Griega (Inés)

A mi burger le quité los berros, y me arrepiento porque hubiese tenido algo más de sabor, la verdad. Me pedí esta hamburguesa porque tenía muchas ganas de probar la salsa tzatziki y tengo que decir que… ¡Estaba muy buena! Estos griegos saben de yogures y de salsas, jeje.
Lo que menos me gustó fue el pan, había demasiado miraras por donde miraras. Estaba rico pero era demasiado y en la boca después de cada bocado solo te quedaba su sabor que por cierto, era muy dulce. La carne la pedí poco hecha pero, en vez de deshacerse en la boca, se convertía en pedazos que había que masticar (sí, soy una vaga, ¿qué pasa?). En fin, he probado mejores hamburguesas, me quedó con esta por la salsa tzatziki por tanto, pediré este tipo de burger en otro sitio para comparar, me siento cada vez más exigente. ¡Como Risto!

hd3
Grandburger (Roberto)

Cuando vi la carta no sabía por cuál decidirme, así que opté por una burger de lo más clásica, pero con dos detalles: crujiente cheddar y crispy bacon, que junto con la cebolla frita, tomate, lechuga y mayonesa, acompañaban 150g de una carne de buey muy normalita, además de escasa (no se podían pedir más de 150g).
Las hamburguesas se servían con un pan de cerveza artesanal que estaba muy rico, pero que era demasiado grande para el tamaño de la carne (cada bocado sabía demasiado a pan).
Lo mejor de la hamburguesa era el cheddar crujiente (muy novedoso para una burger) y el crispy bacon (al fin al estilo USA).
Las patatas eran bastante malas, sobre todo por que la mitad eran trocitos de patata, como si hubiesen volcado los restos de una bolsa.

hd1

Nuestro veredicto final:

burguesometro

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*