Zombie Bar

Aprovechando que Halloween no quedaba muy lejos, decidimos ir a todo un ‘must’ de nuestra ruta de hamburguesas en Madrid: Zombie Bar. La temática del local la puedes imaginar, cuervos que te vigilan, esqueletos que custodian la puesta del servicio y moderneces varias como, ‘skates’ en las paredes, camareros con tatuajes y dilataciones en las orejas (¿Eso es higiénico?) o que te sirvan la cuenta en un ‘VHS’ de David Lynch. Nosotros fuimos al local que tienen en la c/ Pez, grandes ventanas y un enorme Ronald Mcdonald que te da la bienvenida.

 

Sin duda, este sitio conquistó a Bea por ser ‘dog friendly’. En la puerta tenían colocada la pegatina de la web Sr Perro en la que da la bienvenida a los que están bien educados. Es más, durante nuestra visita, perdimos a nuestra burguesa durante un rato en el que conoció a Spok. Un gran danés (sí, esos perros que son enooooooooormes y ocupaba medio bar) que sufría una cardiopatía. ¡Esperamos que se ponga bueno pronto!prinicpal
Anécdotas aparte, las hamburguesas estaban de muerte. Increíbles… y más valía porque vaya precios. La más barata, 11’20 €, la más cara 13’90. Pero, ¿y qué importa? Con el primer bocado lanzabas tu VISA al camarero para que te cobrara sin miedo al fin de mes.Sabemos que hemos dicho que nada más de historietas pero, tenemos que deciros que, aquel día, nos acompañó un amigo. Un colega del curro que dibuja que-te-mueres y que nos dedicó una bonita imagen. ¿No es un crack? Además, de esto, se puso literario y nos ha escrito unas bonitas palabras del local. Siendo sinceros, lo hace mejor que nosotros. Creemos que a partir de ahora le vamos a llevar a todas nuestras citas. ¡Gran fichaje!

burgueses
Cuando los pequeños burgueses iniciaron su andadura en el mundo blogueril, les hablé del Zombie, a día de hoy de mis favoritos para comer hamburguesas en Madrid. Un local del que habían oído hablar pero que no habían tenido oportunidad de visitar. Cuando me dijeron que iban, por fin, como deferencia por la sugerencia me invitaron a acompañarles. Tengo que decir que ya solo el local me engancha, aunque el número de ‘hispters’ por m2 es tirando a alto, disfruto enormemente de la decoración y sus detalles: ese Ronald McDonald gigante que te vigila sonriente mientras comes,  esa máquina arcade al fondo (que en alguna ocasión he visto funcionar), esas cartas insertadas en cómics que puedes leer de principio a fin, la cerveza en tarros, las patatas servidas en cestas de freidora a escala, la cuenta en el estuche de una cinta VHS, sus colgadores de ruedas de monopatín y sobre todo sus mesas arrimadas a las cristaleras, que permiten ver lo que ocurre en ese pequeño fragmento de la calle del  Pez…
collage
Ahora ya sí, vamos con las fotos de las hamburguesas.
Homer 13,90 € (Roberto)

roberto
Siguiendo la recomendación de nuestro amigo Jorge, el experto en Zombie Bar, elegí la Homer, que es la hamburguesa de mayor tamaño de la carta (sí, soy un fanegas).
Pero esta vez me pasó factura… y casi hinco la rodilla ante los 250g de carne de buey, ¡me parecieron el doble!
Un burger de lo más clásica, con bacon, queso cheddar, tomate, lechuga, cebolla y pepinillos; tenía un aspecto espectacular, pero no todo queda en la apariencia, estaba realmente buena y la carne tenía muy buen sabor. Las patatas fritas me encantaron, además llevaban varios trozos de batata, ¡buenísimos!
Y lo mejor de todo… venía servida en un plato de Homer, como no podía ser de otra manera.

Black Sabbath 12,90 € (Inés)

zombie-ines

Pan negro, tomate, rúcula, confitura de pasas y queso gouda, una auténtica heavy burger. Tengo que decir que nunca había comido una carne taaan poco hecha (me está bien empleado por lista, y pedirla muy poco hecha). Estaba indecisa de pedirla, pero la camarera me convenció (solo me tuvo que decir que era la más pedida, soy una chica fácil) y normal que lo sea: es clásica pero el sabor del pan, a base de tinta de calamar negro, y la confitura de pasas le dan un toque muy rico. Si vais al Zombie, no dudéis en probar su hamburguesa más famosa, eso sí, ¡un poco más hecha que la mía!

Clásica 11,20 € (Jorge)

horge clasica zombie bar

Siempre que voy me pido la misma hamburguesa: la clásica. Yo soy así, me gustan las hamburguesas con su lechuguita, sus pepinillos, su tomatito, su queso y si acaso como un extra, y  así fue en este caso, su bacon (aunque la OMS me odie por ello).  Y otra cosa que me encanta es que su presentación es igual de buena que su sabor y la carne estupenda. Son hamburguesas de foto que saben cómo hamburguesas de foto. Y además te  acompañan siempre el plato con sus patatas caseras, unos poquitos vegetales en bastoncillos y un “tzatziki”.

Troya 11, 90 € (Bea)

bea1

Estoy deseando volver para comerme otra. En serio, qué cosa más rica. La mía llevaba: lechuga trocadero, tomate, crema de queso y mermelada de tomate o mango, yo elegí la segunda. Además, por si te quedas con ganas de más salsa, te ponen un tarrito para que tu Burger no deje de chorrear. Las patatas muy ricas, crujientes y doradas. ¿¡Cuando volvemos?!

3 comentarios sobre:
“Zombie Bar”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*