Domando a la Bestia Kitchen & Bar

Últimamente, nuestros compis del trabajo nos preguntan: ¿A qué hamburguesería de Madrid nos lleváis el próximo viernes? Y nosotras encantadas. Gracias. Pero qué majos sois. Pues bien, la pasada semana nuestros pasos nos llevaron a uno de esos sitios cuquis que proliferan en Madrid: Bestia Kitchen & Bar.

 

collage1

 

Nos sentaron en una mesa al estilo de los caballeros de la mesa cuadrada, la verdad que estaba muy chula para un grupo grande pues, le ves las caras a todos y, además, puedes desparramar los entrantes más lejanos que pides para compartir. ¡Yupi! La estética del local era un tanto ecléctica, grafitis al fondo y al entrar te topas con la ‘mascota’ del restaurante, un rinoceronte. ¿Y qué tiene que ver una cosa con otra? A saber.

 

bestia4

bestia_1

 

Llegó el momento de pedir, bien menú en el que podías elegir un par de hamburguesas, la clásica o la de pollo cajún, o a la carta. Lo dicho, éramos bastantes y entre los comensales había gente sana que se pidió ensaladas y cosas así. Como no merecen nuestro respeto ni atención, pasamos a las hamburguesas. No, es broma. Primero los entrantes.

 

bestia_11

 

Nos recomendaron/leímos por algún lado que las quesadillas eran un ‘must’ del restaurante, nosotros, bien aleccionados, las pedimos de pollo. Nada del otro mundo, quemadas y el pollo reseco. Solo le gustaron a uno de los 6 que éramos. Dejemos que las estadísticas hablen. Además de esto, pedimos nachos. Pssss. ¿Qué decir? Nos gustan más los de Hacendado. Hablando de Mercadona, ¿por qué han quitado el hilo musical que cantaba Mercadooona, Mercadooona de manera incesante? ¡¿Por qué?! Aprovechamos este espacio para reclamar su vuelta.

 

bestia_16

 

Después de este pequeño desvarío, ya sí, las hamburguesas. ¡Redoble de tambor!

 

La Mexicana (Bea)

 

bestia_15
No sé por qué me ha dado por la comida mexicana pero ahora soy fan del guacamole, los burritos y toda la comida moderadamente picante. Será la edad. Por tanto, me tenía que pedir esta con guacamole y bacon crujiente (mmm bacon, léase con voz de Homer Simpson). La carne estaba bien, tampoco era nada del otro mundo pero se dejaba comer con gusto. Lo peor, sin duda, era el guacamole. Le faltaba un algo, estaba soso y sí, hasta se le veían los trozos poco machados de aguacate pero no. No estaba bueno. Lo mejor, el pan. ¡Qué pedazo de bollos! Con pipas y cereales, blanditos, jugosos, mulliditos… ¡Ah! ¡Y súper punto para las patatas recién hechas y crujientes! Precio: 8,50 €.

 

Blue (Inés)

 

bestia_10

 

Si habéis leído más criticas mías sabréis que soy super fan rozando nivel groupie del queso, y cuanto mas fuerte y con más sabor, pues mejor. Elegí la Blue: queso azul, cebolla caramelizada  y rúcula. La verdad, pues sin más, había algo que le daba un sabor raro a todo el conjunto, probé el queso solo y estaba bueno, así que sospecho que era la cebolla caramelizada la que fastidiaba la mezcla maravillosa de queso, algo verde y carnaza.  Por lo menos el pan y las patatas estaban bien. Precio: 9,50€.

 

Hamburguesa clásica (José, aspirante a burgués)

 

bestia_14
Opté por el menú, tenía hambre, quería dos platos y no había oído que de entrante para compartir habían pedidos nachos. Así que de primer plato, elegí nachos. Siendo sinceros, y para continuar con la crueldad de la que hacen gala mis amigos de Los Burgueses, diré que eran un poco cutres, el queso parecía de bote; eso sí, a favor la cantidad, no pasas hambre y tenía mucha. La hamburguesa estaba mejor, la carne sabrosa, y el pan con muy buena pinta. No era la hamburguesa de mi vida y tuve que recurrir a echarle un poco de mahonesa, he dicho. Las patatas normalitas, paso de lo que diga Bea. Precio: 11€.

 

bestia_5

Y tras este homenaje: el postre. ¡Sí, siempre hay hueco! Inés pidió una tarta de galleta Oreo, “¡Está rica!”, declaró tras tomar la primera cucharada. Mientras, Bea pasaba de ella porque se le salían los ojos de las órbitas con su helado de Ferrero. La habíamos perdido.

 

Hace tiempo que no lo poníamos pero, ¡ha vuelto el Burgesometro!

 

burguesometro-bestia

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*