Hamburguesa a la española

Hay un sitio en Madrid en el que la comida tradicional castellana es cuidada, mimada y servida para tu pleno deleite. Y diréis, “pues ahí no vais a comer hamburguesas, pringás”. ¡Te equivocas! Haberlas haylas y es que seguimos en nuestra ávida búsqueda de las mejores hamburguesas en Madrid.

Vale. Vamos a dejar de lado el ‘acento’ Cervantino y os ponemos en materia: El Mercado de la Reina. En plena arteria de la capital (Gran Vía, 12) este local que nos despista con su nombre (y es que están en auge los mercados en Madrid: el de Vallehermoso, San Ildefonso, Barceló… Un poquito de por favor) ofrece diferentes zonas para probar lo mejorcito del país, en cuanto a gastronomía se refiere. Chin pon.

collage_reina

Nosotras llegamos muertas del calor que irradiaba la Gran Vía y el metro o la gente que viaja en él (Dios, cómo odio el metro) por lo que nada más sentarnos en una mesa alta situada a un gran espejo (Inés disfrutó mucho de su comida comprobando constantemente su rizada melena) pedimos algo MUY FRÍO. Nos recomendaron un tinto de verano; Inés pringó, porque es más de cerveza, y pidió una Coca-Cola; yo acepté rápidamente la sugerencia. No veáis que cara se le quedó a Inés cuando probó mi tinto granizado con extra de azúcar. Creo que nos pasaremos las tardes de calor infernal madrileñas allí con un tinto en la mano.

reina_7

Con los tintos nos pusieron una ensaladilla rusa. Al principio ni la toqué pues no soy muy fan de las que no están preparadas por mí, voy a fliparme: Soy una ‘crack’ de las ensaladillas rusas. Ya está, ya lo he dicho. Y es que, las que de los restaurantes suelen ser de bote y no hay nada que me dé más asco. Sin embargo, Inés no dejaba de hincar el tenedor por lo que pensé… “hum, a lo mejor es hasta comestible”. Y sí. Era como la hecha en casa, casi casi tan buena como la mía.

Cuando aliviamos el sofoco tan tonto que teníamos, empezamos a mirar la carta. Como no estábamos en un restaurante de comida americano dejamos descansar nuestras arterias y pedimos cosas sanotas: pulpo a la brasa (13,50 €) y alcachofas fritas con salsa romesco (9,00 €). Desde que fuimos a Diurno, teníamos mono de pulpo, para qué mentir, nos encantó el de la semana pasada, de Diurno, y nos encanta el de El Mercado de la Reina. Estamos planteándonos abrir un blog sobre pulpos, ¿por qué no? Podemos poner el pulpo de moda. Pero solo en la mesa, nada de pulpos de discoteca. OJO. Después elegimos alcachofas que es temporada. Bueno, más bien nos obligaron. ¿Por qué íbamos a comer algo verde? ¿Qué dices? Afortunadamente, nos llevamos una gran sorpresa con ellas y es que estaban deliciosas, tan frititas y con la salsita. ¡Todo un descubrimiento!

reina_6

reina_8

Y después de ‘petar’ a comer, llegó la hamburguesa a la mesa. Bien, ¿cómo lo hacemos? No nos costó ningún trabajo acabar con ella porque era una maravilla: tierna, jugosa, esponjosa, clásica. Nada de mezclas imposibles, solo una ganadora: 200 gr. de carne gallega, hecha como la hacía mi abuela, con perejil y ajo; queso manchego, el mejor del mundo; cebolla caramelizada y patatas fritas bien doraditas. ¡Ah! Y pan del bueno, del de toda la vida, estilo chapata.

reina_5

reina_4

reina_2

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*