Five Guys ha llegado a Madrid

¡Boom! ¡Ya está aquí! Os lo fuimos anunciando hasta que, finalmente, el día 31 de octubre abrió Five Guys en España, un nuevo sitio ‘it’ de entre todas las hamburgueserías en Madrid. El primer día fue una auténtica locura, colas enormes, no cabía nadie en el local, la cocina estaba atestada de hamburguesas en proceso… ¡Tremendo! Sin duda ha sido una de las inauguraciones hamburgueseras más esperadas de este 2016 y es que ¡se han hecho rogar! Pero ya están aquí para hacernos felices, os contamos nuestra experiencia.

fiveguys3

Desde fuera (calle Gran Vía, 44) parece un ‘fast food’ sin más, con sus camareros con camisetas y gorras rojas (rogamos, por favor, que pongáis merchandasing a la venta, no somos los únicos que lo queremos) pero no. Five Guys es mucho más que todo eso. Es calidad. Son cocinas sin congeladores, patatas cortadas a manos y fritas en aceite de cacahuete, champiñones frescos… Es, es… ¡Amor!

fiveguys6

fiveguys7

Lo único que tiene en común con un ‘fast food’ es que son autoservicio. Al igual que un McDonalds pides en la barra; después, si has pedido uno de sus famosos batidos, te lo dan en el siguiente mostrador y si no, esperas a que griten tu número de pedido que te entregan en una bolsa de papel marrón. Para que os hagáis una idea de qué os encontraréis allí pedimos un poco de todo:

fiveguys1

Hamburguesa de queso y bacon ‘All Way’ (Dani, aspirante en potencia a nuevo burgués, nunca dice que no a una hamburguesa, el tío)
Ya que Inés y Bea estaban tan pesadas con esta hamburguesería, lo buena que estaban y cuántas se habían comido en USA, que yo fui a por todas. Si eran tan buenas como insistían, quería comprobarlo. La carta no es muy extensa pero tenía justo lo que a mí me gusta: recetas sencillas, sin cosas raras, hamburguesas de verdad. La pedí con todos los ‘toppings’ posibles (y todos gratis, sin suplementos descabellados): kétchup, mostaza, cebolla a la plancha, queso, bacon (súper frito), champiñones, lechuga, tomate, pepinillos… Una locura de hamburguesa. Lo mejor de todo era notar la jugosidad de la carne a cada bocado. Con lo que más flipé fueron con los champiñones y es que se notaba que estaban frescos, nunca había probado otros iguales y eso que siempre pido las burgers que llevan setas (¡me encantan!) allá donde me llevan las burguesas.

fiveguys4

Perrito caliente ‘all way’ (Bea)
En Five Guys no solo hay hamburguesas, en su carta puedes encontrar perritos calientes y sándwiches. El encargado del local Daniel, un amor de persona, nos recomendó que probáramos un ‘hot dog’ al estilo ‘all way’, al igual que la hamburguesa, con todos los ‘toppings’  Yo tenía miedo… ¿Y si no estaba a la altura de la hamburguesa y les veo a todos disfrutando de la burger y yo ahí con mi perrito? ¡Ay! ¡Me la jugué! Y no perdí. ¡Qué cosa más enorme! La verdad que echaba mucho de menos los perritos americanos que desayunábamos a merendábamos, según pillaba, en California y el de Five Guys me transportó allí directamente. ¡Qué maravilla! La salchicha es como las del otro lado del charco, jugosas y sabrosas. América ha puesto sus pies en Madrid.

fiveguys5

Hamburguesa de queso y bacon (Inés)

Yo fui a por mi duo ganador: Bacon&Cheese♥ … Pero no me pude resistir a ponerle unos extras: Pimiento verde (¡soy fan! es lo único verde que me gusta en una burger, jeje) y tomate. ¡Qué decir! ¡INCREÍBLE!  La devoré en dos segundos… mmm ese bacon  y  ese queso taan rico y bien fundidito harán las delicias de todos los queseros y baconlovers ¡Palabra!

fiveguys8

Patatas para dar y tomar

Este ‘side’ va a parte del precio de la hamburguesa y tienes tres tamaños para elegir. Eso sí, te aseguramos que con las pequeñas vas a tener de sobra, nosotros fuimos incapaces de terminarlas. Además, tienes la versión clásica y las cajún, con un toque picante. Nos quedamos locos al comprobar cómo todas y cada una de las patatas estaban perfectamente fritas, doradas y crujientes. Evidentemente, se ve, se nota, se siente y se degusta que son frescas y cortadas a mano. ¡Ricas, ricas!

fiveguys2

El colofón final
Para rematar, y como ya os adelantamos como una delas cinco cosas que más nos gustaban de la cadena de comida americana, nos pedimos … ¡batidos de bacon! ¡SIIIIIIIIIIIIIIIII! Cada uno de estos brebajes  cuesta 5’75 € y puedes personalizarlos a tu gusto. Por un lado pedimos uno de plátano, cereza y galletas Oreo, por si lo del bacon era un fiasco; otro de bacon y vainilla; y, para rematar uno de vainilla, crema de cacahuete y bacon coronado con nata. Al final, el que menos triunfó fue de frutas y los de bacon nos encantaron. Ir sorbiendo vainilla y de repente encontrarte con un pedazo crujiente y salado de bacon es ¡lo mejor del mundo! Eso sí, acabamos metiendo el tenedor dentro del vaso para llegar a por todos los trocitos.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*