Los Burgueses por España: Valladolid, NYC Hell’s

Lo reconocemos: se nos ha ido de las manos. Comenzamos el año haciendo un viajecillo a Castilla León para conocer mejor la geografía española y cuando vayamos al extranjero nadie se atreva a decirnos: “con la de cosas bonitas que hay en España”. Ya, ya lo sabemos, oigan. El caso es que incluimos Valladolid en nuestra ruta solo por un único motivo: una hamburguesería, ¿qué si no? De esta manera podríamos comenzar una nueva ruta de hamburgueserías en España. ¿Queréis conocer el templo hamburguesero vallisoletano? ¡Bienvenidos a NCY Hell’s!

nyc hells

Hace un par de años que Bea (o sea, la que escribe) acabé arrastrada a una feria de cerveza artesana en Valladolid. Como buena mujer (manipuladora) que soy necesitaba una recompensa por haber ejercido de acompañante catadora. Tras una búsqueda exhaustiva vi muy buenas críticas de NCY Hell’s, situado en pleno centro (calle Cascajares , 2), al lado de la catedral y con unas fotos del local muy cuquis. ¿Qué más podía pedir? Allí me planté y no decepcionó es más, he tenido que volver a ver cómo seguían los chicos de NYC Hell’s y sus hamburguesas.

La primera vez que acudí al restaurante fue un sábado y estaba a re-ven-tar por tanto, esta vez me aseguré de reservar. Claro que era un martes y a mediodía… solo había dos mesas y mi nombre era el único que había en la lista. Estas cosas en Madrid no pasan pero oye, más vale prevenir que curar. Nada más llegar nos atendió una chica majísima que nos dio a elegir mesa, ¡menos mal! El local es muy mono pero algo angosto lo que les obliga a tener pocas mesas con sofás cómodos y otras con taburetes bajitos al borde de una barra. Pobres de los que les toque esas localizaciones. Lo mejor/peor es que nos tocó al lado de la jaula de los niños. Digo mejor porque está bien que haya un espacio para que los ‘peques’ se desmelenen; y, peor, porque si eso llega a estar lleno de enanos hubiera sido un infierno.

nyc_hells_3

Comenzamos a echar un vistazo a la carta del restaurante americano. Para comenzar, unas quesadillas de jamón york, queso y champiñones, correctas, sin grandes pretensiones. Echamos de menos alguna salsa para acompañarlas.

nyc_hells_7

Llegó el ‘momento hamburguesa’, si hay algo que diferencia a esta hamburguesería de cualquier otra son los ingredientes tan poco comunes que usan y que cocinan ellos mismos. ¡Vamos con la primera!

Soho Burger

Ingredientes: carne de vacuno de 140 gr., bacon, queso brie, huevo frito y salsa de Coca-Cola.

Burguesapinión: A diferencia de otros sitios, los ingredientes eran muy generosos. El queso se desbordaba por todos lados y había bacon de sobra. La carne estaba perfecta, cocinada al punto y sabrosa, ni siquiera el dulzor de la salsa de Coca-Cola tapaba el sabor de la carne a la parrilla. Por cierto, todas las hamburguesas las hacen al carbón vegetal ecológico. En cuanto a las patatas, deliciosas. Crujientes y doradas. ¿Su secreto? Las cortan a mano, ¡cómo no! No dejé ni una y eso que no soy fan de ellas, ¿qué más se puede decir?

Precio: 9,95 €.

nyc_hells_2

nyc_hells_6

Financial Burger

Ingredientes: carne de vacuno de 140 gr., mermelada de bacon, tomate, cebolla crujiente y queso Provolone.

Burguesapinión: La cebolla estaba algo churruscada y le quitaba protagonismo a lo más importante: la mermelada de bacon. Pero a grandes males, grandes soluciones: fuera cebolla… y tomate ya que estaba demasiado frío y estropeaba la Burger. Ahora sí. Perfecta, la carne también al punto y jugosa, el toque de la mermelada y el queso Provolone hacían una combinación perfecta.

Precio: 11,95 €.

nyc_hells_5

nyc_hells_4

Las sobras, a casa
En USA es de lo más normal que te lleves a casa lo que no te has acabado, ¡sus platos son absurdamente gigantescos! No quedas como un ‘ratuja’ si sales del restaurante con tu bolsita de papel como ocurre en España. Pues bien, en NYC Hell’s, como buen restaurante americano te envasa lo que no terminas y los disfrutas en casa pues están comprometidos con el objetivo desperdicio cero de alimentos. Desde Los Burgueses, también nos comprometemos a ello y por eso nos acabamos hasta la última miga que quedaba en el plato :D.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*